Vacuna Pfizer, crónica de una reacción anunciada


Pues en estas de andar de conejillo de Indias de los laboratorios farmacéuticos trasnacionales, el día 8 de marzo, muy temprano fui a que me vacunaran, dicen que nos aplicaron la vacuna Pfizer. Ese día no tuve mayor sensación que una ligera molestia en el brazo izquierdo que es donde me aplicaron el fármaco. Al día siguiente martes 9, la incomodidad comenzó a ceder un poco, pero para la tarde las cosas cambiaron; se me inflamó un ganglio detrás de la oreja derecha. Dolía y ardía como lumbre.

Durante la noche fue subiendo de intensidad haciéndose cada vez más molesto, al grado que no me dejó dormir. Pero la pesadilla apenas comenzaba, para el jueves, el dolor era generalizado en todo el lado derecho de la cara, desde la nuca y el cuello hasta la sien, un malestar que se mezclaba con ardor y llegaba en oleadas intensas provocando punzadas en las muelas en las encías arriba y abajo, el oído lo sentía que me iba a estallar por fuertes piquetazos que iban y venían por espacios de un minuto en promedio y duraban entre cinco y 10 segundos.

Al mismo tiempo me aparecieron dos ronchas grandes, rojizas del lado derecho de los labios, y una llaga pequeña en el labio inferior, dolían y ardían y si las tocaba me daban una sensación muy incómoda. El viernes 12 andaba yo en la ciudad de La Paz atendiendo unos asuntos y el ardor detrás de la oreja derecha era tan agudo que busqué al primer otorrinolaringólogo que encontré en el directorio telefónico, el diagnóstico del galeno fue que se trataba de un problema con mi mordida y me recomendó buscar la ayuda de un especialista maxilofacial.

Después de pasar otra noche de perros, finalmente, el sábado 13, la especialista en asuntos de mordidas me dio su diagnóstico. Era una neuralgia del nervio trigémino.

 ¡Pah su madre, yo nunca había oído de eso y menos lo había padecido!

 Este mal puede tener diversos orígenes y hasta ese momento no sabíamos que me lo estaba provocando a mí. Lo llaman también la enfermedad de los suicidas. Las personas que padecen la versión incurable están condenadas a vivir sufriendo los mas espantosos dolores, hay un momento en que ni analgésicos y medicamentos surten efecto y la gente opta por la “puerta falsa”.

Y como se atravesó el puente del 21 de marzo, me pase el fin de semana y hasta el día 15 de marzo tomando solo paracetamol que, dicho sea de paso, no me sirvió para nada.

Pero mi Dios que es grande y misericordioso, se apiadó de este pecador irredento, y por fin mi neurólogo, el miércoles 17, me diagnóstico neuralgia del trigémino pero provocada por el virus del herpes zoster detonado como consecuencia de la vacuna. El herpes zoster es un padecimiento temporal, que responde muy bien a los antivirales, esteroides y analgésicos específicos.

Me asegura mi doctor que en cosa de quince días mis molestias habrán desaparecido por completo.

Por lo pronto después de recibir inyecciones, aplicarme ungüentos y otros tres medicamentos específicos las molestias están comenzando a ceder, ya tuve incluso ánimos suficientes para contarles mis desventuras a consecuencia de la vacuna contra Covid,19 de Pfizer.

Lo que nos debe quedar de enseñanza de esta peripecia, mis queridos lectores, es que; las vacunas pueden causar diferentes reacciones alérgicas y de rechazo, y que es muy probable que en algunos casos. ciertos profesionales de la salud se puedan confundir con estas reacciones y no atinen a diagnosticar de manera correcta lo que nos está pasando. Recuerden que seguimos navegando en aguas desconocidas.

Solo queda ponerse muy listos y no dejar de consultar al médico, si la opinión de uno de ellos no los convence busquen a otros. Sobre todo, a aquellos que están en la línea de fuego en el combate al Covid-19. Ellos seguramente tendrán una mejor perspectiva de su problema, si es algo relacionado a las reacciones a la vacuna contra el despiadado y mortal virus.

 

ASS







LO MÁS RECIENTE





Los Cabos, Baja California Sur, a 07 mayo 2021/ Eduardo Tapia Zuckermann “Menos altaneros –la verdad suele hacernos modestos-, ganaremos en serenidad y redescubriremos la satisfacción más noble, la del deber sinceramente cumplido al servicio de los dem&…Leer más



Comunicabos S.C, con domicilio en Márquez de León s/n casi esq. ampliación Zaragoza, Col. 5 de Febrero, San José del Cabo, BCS, México
utilizará sus datos personales recabados para el envío exclusivamente de nuestros boletines electrónicos. Para mayor información
acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad integral a través de Aviso de Privacidad.

Todos Los Derechos Reservados Comunicabos 2018 - Creación y Mantenimiento de Sitio Web por Acadep