GLA
Suscripciones
GLA

Elba Esther: muerto el perro…?

ed jaureguiEl país entero está sacudido por la noticia de la detención de Elba Esther Gordillo, y no es para menos. Es sin duda una de los sucesos más importantes de los últimos años, considerando el enorme poder acumulado por esta señora y es también, hay que reconocerlo, un procedimiento ejecutado con precisión de relojero: un golpe sigiloso, puntual y aparentemente contundente.

En los entretelones políticos de lo sucedido asoman varias implicaciones. Por una parte, la obvia complicidad del régimen de Calderón con esta señora a quien, en vez de perseguir como era lo indicado, le otorgó aún más privilegios y posiciones para que pudiera, en pocas palabras, seguir robando, sin siquiera colaborar de manera efectiva para concretar exitosamente la reforma educativa.

De hecho, parece claro que uno de los principales errores de Calderón y del PAN, que contribuyeron a su reciente y estrepitosa caída (Se quedó sin gente y sin ideología, que en su mayor parte se apropió el PRI), fue el no desmantelar los poderes de las Gordillos y los Romeros Deschamps, con la única excepción de Martín Esparza, del SME quien, si bien no fue llevado a juicio por ser tan “amigo de lo ajeno” (por no llamarle Rata), sí fue despojado de su coto de poder de manera  definitiva.

Con ello, quedó claro que Calderón optó por la máxima “si no puedes vencer a tu enemigo, únete a él”; lamentablemente -para él y para el país- a “toro pasado” vemos claramente que derrotar a su enemiga era, si se me permite la expresión, relativamente “fácil”; solo era necesario buscarle bien y aplicarle todo el peso de la ley y el poder del Estado, como lo hizo Peña Nieto (tal vez aconsejado por su gurú, Salinas, ya que es de su estilo).

Por su lado, Peña Nieto se nos muestra como un presidente decidido, ejecutivo y certero en el actuar (al menos cuando así se lo propone). Sin embargo, quedan aún muchas interrogantes y la primera de ellas es saber si este actuar decidido es realmente para romper estructuras enquistadas e inservibles, en favor de la justicia y de una aplicación generalizada de la ley o, como solía hacerlo el PRI, solo aplica para eliminar a aquellos indeseables que se oponen al logro de objetivos políticos personales o meramente partidistas y/o electoreros.
En este sentido, lo que espera la ciudadanía es que el caso Elba Esther no sea solo una “foto fija”, sino que forme parte de un video cuya trama debe, necesariamente, continuar con Romero Deschamps y, en general, con la liquidación de los líderes sempiternos y con la democratización de las organizaciones sindicales del país,  responsabilidad   que    –más allá de figuras legales- recae en primera instancia en el presidente, así que pronto estaremos en condiciones de aquilatar  las verdaderas intenciones y los alcances de las decisiones de Peña Nieto en esta materia.

En cuanto al sector educativo, para el gremio magisterial se abre un enorme abanico de posibilidades que, por supuesto, se acompañan de importantes repercusiones para el desarrollo educativo del país. En un escenario optimista, sin Elba Esther existe la posibilidad de que el propio SNTE inicie un período de autocrítica, que revise y evalúe cabalmente los resultados obtenidos con el modelo del “líder vitalicio” y la antidemocracia, de tal forma que pudiera optarse por una verdadera democratización y desconcentración hacia el interior del sindicato, con apertura a la formación de nuevas organizaciones, sin obligatoriedad de pertenencia ni de pago de cuotas, con absoluta transparencia en las cuestiones electorales y en el ejercicio de los recursos.

Como contraparte, el factor de mayor desestabilización está en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), ala más radical del magisterio  que parece poco probable –aunque sería lo más deseable- que dejara atrás sus posiciones de antagonismo extremo, francamente desvergonzado y estúpido, y que eventualmente se integrase al SNTE, formando así un solo frente, unificado y más fuerte,  o bien. en el otro extremo, que pretendiera apoderarse del SNTE, con sus previsibles, terroríficas repercusiones.

Así, un factor determinante será sin duda la posición que tome cada uno de nuestros maestros, libres de reorganizarse, en relación con la reforma educativa. De su grado de madurez y responsabilidad cívica dependerá en gran medida su éxito o su fracaso; y en el camino sabremos si son capaces de sobreponerse y exigirse un desempeño de excelencia, tanto individual como colectivamente, de acuerdo con su alta responsabilidad, o si son de los que prefieren el salario fácil y seguro, sin retos ni auto-desarrollo, a la sombra de una burocracia que cobija su propia mediocridad, con la que arrastran a millones de jóvenes y niños, y condenan al eterno subdesarrollo a todo el país

Sin embargo, también debe reconocerse que el alcance de la reforma educativa que hoy se pretende en México, si bien será un importante avance en la dirección correcta, resulta francamente obsoleto e insuficiente frente el actual concierto de la economía global, donde abundan ejemplos de países con economías  emergentes en los que, a diferencia de nuestro país, no solo han logrado vincular el aparato educativo con las necesidades y potencialidades de sus economías sino que, aún más importante, fueron capaces de asumir una visión global y de largo plazo que los llevó a “re-direccionar la intención educativa”, ya no hacia una vocación de producción de manufacturas, sino hacia nuevos nichos de mercado mundiales altamente  rentables, basados fundamentalmente en el desarrollo tecnológico, la innovación y la creación de nuevos productos con muy alto valor agregado, para lo cual privilegiaron la inversión en tecnología y la formación de cuadros especializados en ramas técnicas, como son los casos de la India y Corea del Sur, entre otros.

La educación ha sido piedra angular del desarrollo del país; en igual medida, el fracaso o mediocridad en los resultados de nuestras políticas de desarrollo, es atribuible al fracaso de quienes han diseñado y aplicado las políticas educativas. Lo que está en juego es una verdadera revolución educativa.

RJZ

Lo mas actual...