GLA
Suscripciones
GLA

…¿Cómo que estás quebrado, municipio?

ed jaureguiMéxico es un país de profundos contrastes. Durante las décadas 70’s-80’s, la élite de la “inteligencia económica” del país pugnaba –con razón- por un mayor “federalismo” en el gasto público, en el sentido de que era necesario asignar una mayor cantidad del presupuesto público a estados y municipios ante los importantes rezagos que éstos habían venido acumulando en términos de desarrollo económico y social, derivados de un modelo de desarrollo que concentró, durante un largo período, el poder económico y político en la Ciudad de México. La sabiduría popular ilustraba claramente esta situación con aquel dicho lapidario, pero cierto: “Fuera de México, todo es Cuautitlán”.

Paradójicamente, a pesar de que desde entonces las asignaciones presupuestales de la federación a estados y municipios se han venido incrementando constante y sustancialmente, actualmente nos encontramos con que los niveles de desarrollo siguen siendo muy dispares entre el centro y los estados y municipios y, peor aún, con que un número considerable de ellos, principalmente gobiernos municipales pero incluso gobiernos estatales –caso Jalisco- enfrentan situaciones de “inexplicable” insolvencia económica.

El hecho es que, al incrementar los recursos para estados y municipios sin establecer los correspondientes mecanismos de control y evaluación de su ejercicio, acabó por propiciarse la creación de “virreinatos” fuera de todo control presupuestal, donde no solo han prevalecido la corrupción, el dispendio y los gastos discrecionales, sino que, para rematar, en muchos casos se han visto acompañados de un creciente y, generalmente, poco transparente -e insolvente- endeudamiento. Esta situación, por fortuna -y oportunamente- ha llamado la atención de los partidos en el congreso, que ya se aprestan a legislar y poner candados a estos excesos (esperemos que regulen no solo los montos de la deuda, sino también el destino y uso eficiente de los recursos contratados).

Las implicaciones de este problema son de la mayor importancia: por una parte, a nivel macro, de no legislar y establecer controles en los niveles de endeudamiento de estados y municipios, se estaría promoviendo un factor de riesgo para la propia estabilidad financiera del país y, a nivel micro, en términos más humanos y cotidianos,  la situación de insolvencia de los gobiernos locales trae aparejada, necesariamente, mayores carencias, cualitativas y cuantitativas, en la prestación de los –de por sí deficientes- servicios públicos: seguridad, agua potable, alumbrado, pavimentación, etc., etc. para quienes tienen la mala fortuna de vivir en esos estados o municipios.

En cuanto a Los Cabos, aclarando que no soy muy conocedor de métodos de búsqueda en internet, me di a la tarea de allegarme información acerca de las finanzas de nuestro municipio en su página web, la cual, hasta donde pude explorar, no solo no contiene ninguna información que permita conocer el origen y aplicación de los recursos financieros sino que, en general, carece de información relevante.

Sin embargo,en otras fuentes pude encontrar el “ INFORME DEL RESULTADO DE LA FISCALIZACIÓN SUPERIOR DE LA CUENTA PÚBLICA 2009” del cual, a pesar de no ser de fecha reciente, transcribo a continuación algunos párrafos que nos permiten asomarnos al mundo de la disciplina presupuestal y a las deficiencias que, en ese entonces, presentaba nuestra administración municipal, como sigue:

Debilidades

El municipio no cuenta con manuales de organización ni de procedimientos; tampoco tiene un tabulador de sueldos autorizado por el Cabildo.
El municipio registra sus operaciones con los paquetes contables “CONTPAQ” y “CHEQPAQ”, los cuales no identifican los recursos del FORTAMUN-DF.
El municipio no consideró todas las incidencias del personal de seguridad pública en la elaboración de la nómina y pagó salarios a personal que se encontraba dado de baja; asimismo, las nóminas pagadas por transferencia electrónica no cuentan con las firmas que acrediten la recepción del pago.
El municipio no presentó evidencia del pago de los impuestos retenidos
El municipio no informó ni capacitó al personal que lleva a cabo la operación del fondo, respecto de los objetivos del fondo y su importancia.
El municipio no llevó a cabo una evaluación del cumplimiento de metas y objetivos del fondo ni reuniones para evaluar los avances alcanzados.
En razón de lo expuesto, la Auditoría Superior de la Federación considera que el control interno para la gestión del FORTAMUN-DF en el municipio de los Cabos, Baja California Sur, es regular,

Lo anterior se refiere a más de 52 mil millones de pesos del fondo para el fortalecimiento municipal y, si bien no nos dice nada acerca de la situación financiera ni del endeudamiento en nuestro municipio, si es una clara muestra de que el rigor en el ejercicio del gasto está prácticamente ausente.

Es necesario que el Instituto Nacional de Transparencia establezca regulaciones para transparentar e institucionalizar la información que debe contener la página web de estados y municipios y, para que esto suceda, es indispensable que la sociedad organizada, organizaciones no  gubernamentales y medios de comunicación, tengamos una participación mucho más activa y vigilante; si no queremos seguir viviendo bajo el triste imperio de la “Ley de Herodes” en la forma en que nuestras autoridades hacen  uso de los recursos de todos.
RJZ

Lo mas actual...