GLA
Suscripciones
GLA

Comentarios a la crítica a AMLO

ed jaureguiEn primer lugar ofrezco una cumplida disculpa por el retraso, por razones de viaje, y paso a comentar lo siguiente:

1.- Agradezco y celebro la polémica; sin ella no tendría objeto expresar lo que se piensa porque, lo confieso: yo sí leo, me informo, escribo e intercambio opiniones para cambiar, corregir y/o enriquecer mis formas de pensar (siempre que en ello encuentre  aportaciones).

2.- Lo que parece haberse interpretado como una “cura en salud” es simplemente una descripción del contexto que se dan las cosas, una especie de diagnóstico previo, elegante o no, sólo importa si es o no realista.

3.- Mis afirmaciones que “parecen sacadas de un programa de opinión de televisa o tv azteca” se basan en:
- El conocimiento de la trayectoria política de las personas de las que hablo: Andrés López: un agitador profesional venido a más, aventurero de la política que se aprovecha de la  pobreza e ignorancia de gran parte de las población y les promete, claro, lo que quieren escuchar, pero a sabiendas de que NO SE LOS VA A CUMPLIR (o si lo cree, es por  ingenuidad), y; Camacho Solís: otro despechado, rencoroso de la política, quien cambió radicalmente de bando y pasó, de un plumazo, de ser el “Primer Seguidor” de  Salinas de Gortari, a la  izquierda populista, siempre movido por el ansia de poder, igualito que su compadre AMLO.

- Un mínimo de conocimientos de política y economía me han enseñado que: a) no se puede repartir lo que no se genera, a no ser que se reparta miseria y privilegios; b) que la corrupción no se elimina por decreto, y menos se puede elaborar un plan de desarrollo nacional basado en “los ahorros” que se obtendrán al “eliminar” la corrupción; c) que el populismo es el gran enemigo del auténtico desarrollo, pues se sustenta en premisas falsas que acaban por generar  desencanto y caos económico, ¿o acaso hay crecimiento económico en Venezuela, o en Cuba? Sí, grandes avances en el deporte, ciencia y -más o menos- en tecnología (porque todo ello puede corporativizarse), pero deliberadamente se omite hablar de la pérdida de LIBERTADES y de SATISFACTORES para la población. Claro, puede enarbolarse la bandera de la “generación de sacrificio”, que llegan a ser muchas generaciones, pocos logros y muchos sacrificios.

- En lo personal yo estoy totalmente de acuerdo con una izquierda razonable, democrática, que sea propositiva en el marco de libertades y respeto a ideologías diferentes a la propia, y que sea coherente con las aspiraciones del país; y a mi modesto juicio, dichas aspiraciones NO son “borrón y cuenta nueva”, ni destruir lo que se ha logrado (con gran esfuerzo de todos los mexicanos, no solo de la izquierda) para volver a empezar de cero, y menos en una ruta de colisión, como la que siguen los actuales regímenes populistas de América. No es defender el status quo, es defender lo logrado en un marco de libertad, civilidad, de instituciones y de convivencia armónica dentro de nuestra pluralidad. En un país como México la influencia de la izquierda no solo es deseable, sino indispensable. Pero de una izquierda madura, constructiva y responsable, no de la que cree en milagros, ni en cambios de la noche a la mañana, ni en líderes iluminados.

4.- Me parece ridículo que se “rasguen las vestiduras” y clamen por justicia y legalidad como si fueran blancas palomas y pretendan descalifican las elecciones cuando ambos, PRI y PRD se valen de cuanta artimaña está a su alcance cuando se trata de llegar al poder. (No descarto al PAN, que en buena medida cojea de la misma pata, pero ya está fuera de la jugada). Sin embargo, si las instituciones validaran las pruebas a favor de la izquierda y otorgaran la presidencia al “Movimiento Progresista”, yo sin duda respetaría esa decisión, por ser institucional, pero primero, deben existir pruebas que tengan validez dentro del actual marco jurídico, y no que éste se aplique a unos sí y a otros no. Si hay que cambiar la ley electoral, hagámoslo, pero no destruyamos todo con el pretexto de una ley que ahora no les acomoda; cuando es un hecho que los partidos de izquierda la avalaron.

5,- Porque considero a nuestros partidos una especie de mal necesario, una “enfermedad nacional”; voto porque es mi obligación y mi derecho (aunque siempre acabo haciéndolo por “el menos malo”). Pero como elector NO afiliado NI “ideológicamente casado” con NINGÚN partido, me siento tan robado por el PRI, como por el PRD.

6.- Finalmente, porque creo que la realidad es demasiado compleja para admitir interpretaciones maniqueístas: “nosotros somos los buenos, ustedes son los malos”. Como en todo, hay malo y bueno en cada cosa y persona (hasta en los partidos políticos!); pero debemos asumirlo si queremos un desarrollo para todos, en un marco de civilidad y de instituciones que respete nuestra enorme diversidad, sin mezquindades ni rivalidades recalcitrantes. Porque al final de cuentas,  tenga uno u otro la razón, todos somos México, y sólo en la unión –que no significa claudicar- está la fuerza.
RJZ

Comunicabos S.C, con domicilio en Márquez de León s/n casi esq. ampliación Zaragoza, Col. 5 de Febrero, San José del Cabo, BCS, México
utilizará sus datos personales recabados para el envío exclusivamente de nuestros boletines electrónicos. Para mayor información
acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad integral a través de Aviso de Privacidad.

Todos Los Derechos Reservados Comunicabos 2018 - Creación y Mantenimiento de Sitio Web por Acadep