GLA
Suscripciones
GLA

Reforma hacendaria… “pasando la charola”

ed jaureguiNo cabe duda que el tema de la reforma hacendaria es uno de los más controvertidos y comentados dentro de las esferas política e intelectual del país, aunque en este tema también existe una elevada participación y comentarios por parte de la sociedad en general, ya que a todos nos afecta   de  una  u  otra  forma. Es   imposible  “ser   monedita   de   oro”  –particularmente tratándose de los impuestos- por lo que siempre quedan diversos grupos de población descontentos, pero en este caso francamente el descontento rebasó cualquier expectativa.

El proyecto de reforma hacendaria enviada al Congreso por el presidente Peña Nieto y elaborada por los sesudos economistas del equipo del secretario Videgaray muestra, entre otras cosas, tener intenciones exclusivamente recaudatorias, además de un carácter que podría considerarse populista en tanto pretende, sin sustento, colgarse una medalla de seguridad social para todos.. Sí, muy bonito, pero ¿Con qué fondos?.

Recaudatoria “ad infinitum”, porque prácticamente no deja cabeza sin cortar pero, eso sí, de las que siempre tiene a la mano, es decir la clase media y, dentro de ella, mayoritariamente la gente asalariada, y los pequeños y medianos empresarios, que consistentemente ven incrementadas sus contribuciones al erario, pero poco o nada se hace respecto de los grandes capitales, y menos aún para la llamada economía informal, que en nuestro país alcanza proporciones escandalosas.

Al no atreverse a llevar a cabo una verdadera reforma hacendaria, que hiciera universal el pago de impuestos al consumo a través del IVA, como lo hacen la mayoría de países civilizados (con la que paga más quien más consume), cayeron en excesos tales como pretender gravar las colegiaturas, aumentar los gravámenes en el pago de rentas y ventas de inmuebles, la comida para mascotas y, como siempre, los cigarros y los refrescos embotellados, recurso al que acuden cada vez que necesitan dinero, y les falta creatividad.

Por si esto fuera poco, pretenden además hacer universal la aplicación del IVA del 16% en zonas fronterizas, lo que es a todas luces un contrasentido, sabiendo que estas zonas se encuentran en franca desventaja económica respecto de empresas establecidas  en los Estados Unidos.

Es totalmente comprensible la intención de incrementar la captación de recursos fiscales; es, si se quiere, un mal necesario. Lo que no resulta comprensible, y desde ningún punto de vista es aceptable, es que el gobierno, admitiendo la insuficiencia de recursos que enfrenta, se atreva a plantear otra vez, al más puro estilo priísta, la creación de un déficit presupuestal para el 2014 que, en términos reales, andará por ahí del 4% del PIB, cuando en todas las economías se está tratando de hacer exactamente lo contrario, es decir, mantener un equilibrio presupuestal y un manejo estricto de sus finanzas públicas. Un déficit solo es sano si se maneja con estricto control y eficiencia, de tal manera que se garanticen los buenos resultados y el pago puntual de los compromisos adquiridos, y sabemos que eso no va a suceder.

Y lo más indignante, porque esa es la palabra, es que en toda su magnífica propuesta recaudatoria y de contracción del consumo y de la actividad económica (en época de recesión !!), brilla por su ausencia una política de austeridad y racionamiento en el gasto público corriente (léase sueldos, salarios y prestaciones de burócratas, que vaya que las hay), acompañada de serias exigencias de transparencia en su manejo, particularmente en los ejercicios fiscales de los estados y municipios pues, como sabemos, se gastan fortunas en sueldos y salarios de parentela y compadrazgos, en “lo oscurito”, y sin derramar verdaderos beneficios para una población, de por sí, bastante maltratada económicamente. A lo anterior habría que agregar los enormes desastres causados por las lluvias en gran parte del país, que obligan a una profunda racionalización del gasto público..

Ante este panorama, es indispensable que nuestros legisladores –senadores y diputados, locales y federales- se “pongan la pila” y, aunque sea por una vez, respondan a los intereses de la ciudadanía echando para atrás estas iniciativas, y reordenándolas hacia donde deben dirigirse: una mayor eficiencia, riguroso control y transparencia en el ejercicio del gasto público. Pero como no es de esperarse que se vean en el espejo y comiencen por “limpiar su casa”, en ello deberán jugar un papel fundamental la ciudadanía y las cámaras y organizaciones empresariales, tomando una posición combativa y de franco rechazo a estos burdos intentos de pasar la charola a los de siempre, mientras el gobierno, cómodamente, endeuda el futuro y se lava las manos.
RJZ

Comunicabos S.C, con domicilio en Márquez de León s/n casi esq. ampliación Zaragoza, Col. 5 de Febrero, San José del Cabo, BCS, México
utilizará sus datos personales recabados para el envío exclusivamente de nuestros boletines electrónicos. Para mayor información
acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad integral a través de Aviso de Privacidad.

Todos Los Derechos Reservados Comunicabos 2018 - Creación y Mantenimiento de Sitio Web por Acadep