GLA
Suscripciones
GLA

El poder de la manipulación

por Maren Figaredo Wunsche

Los medios masivos de comunicación tienen un gran peso en la vida diaria de los seres humanos. Influyen en la toma de las decisiones de cada uno, conciente o inconscientemente. Es dificil creer que las grandes corporaciones son los que marcan los diferentes estereotipos de estilos de vida, gustos, tendencia. Pero es cierto, ya que vivimos en un mundo globalizado dependiente de la información ilustrada en la televisión, radio, prensa, internet…

La situación es que las decisiones tomadas son encaminadas por la presión social y muy pocas veces por la iniciativa personal. Ajena de estar influenciada por fuentes externas, es decir, que sea “pura” la idea propia, sin ser inspirada por personas de moda, tendencias, amigos en sitios cibernéticos, como el facebook, twitter… Por lo tanto, se llega  a las preguntas ¿Cuál es hoy el poder real de los medios de comunicación?, ¿Hasta dónde se involucra en crear la realidad social y personal? ¿Qué tanto gusta un producto por la calidad del mismo y que tanto gusta por estar de moda, tener publicidad en cada medio masivo?

De acuerdo con Noam Chomsky y otros teóricos, hoy, los medios de comunicación reflejan los intereses corporativos de la empresa. ¿Seremos nosotros, el producto moldeable para aquellas empresas  dueñas de los medios masivos? El problema de cómo se recibe el mensaje de los medios masivos, es muy complejo. No obstante, en los 70’s se cambió el giro de los comunicológos en torno al estudio de los medios. Antes las teorías estadounidenses afirmaban de que los sujetos recibían mensajes y automáticamente los asimilaban. Después descubrieron que el sujeto no es pasivo, sino activo y es cuando entra una forma de vender el producto, de mandar el mensaje a la sociedad.

Tiene gran relevancia lo que absorven nuestros ojos y oídos todos los días. Por ejemplo. “Los comunicólogos no saben psicología y lo reconocen; y, al revés, los psicólogos no saben comunicación. Una psicóloga de niños admitió una vez que no podía trabajar si no conocía los programas infantiles de televisión. ¿Por qué? Porque la terapia se hace con juegos y los niños juegan a ser los personajes de la televisión. Es decir, la televisión ofrece un ritual diario, una repetición continua de patrones (mitos, ideologías, hechos, relaciones, etc.) que sirven para definir el mundo y legitimar el orden social.” *1

Sabemos que hay mensajes subliminales en la televisión, de esos que no se sienten pero que penetran en nuestras mentes como lapas, también que los dos temas más llamativos en la televisión son: la sexualidad y la violencia. El ser humano es inevitablemente reprimido. La mayor parte de sus deseos están inactivos por que la cultura, los convencionalismos los prohíben desde tiempo atrás. El no matarás es una prohibición universal, con excepción en las guerras. Pero el deseo de la gente de ver violencia, muertes, etc.., es tan fuerte que la mayoría de las películas en renta o en el cine son de este tipo. Por que al fin de cuentas se produce más lo que más vende.  Por ejemplo, “los crímenes son 10 veces más comunes en la televisión que en la vida real. Hay 5 a 6 actos en promedio de violencia física por hora.”*2

Y lo mismo pasa con la sexualidad, cada vez hay más comerciales con mujeres demasiado sensuales, cruzando los límites de pudor y aptos para todas las edades. Así bien, asimilando por lo general, alcohol con sexo. ¿Será que cada vez nos convertimos en una socieda más liberal? o más bien ¿los valores y principios carecen de importancia para la vida del siglo XXI?

Los medios masivos tienen el poder de dominar el pensamiento de las masas,  siendo este dominio ideológico, el punto clave en el mantenimiento de las desigualdades de clases. (Observen el contenido del duopolio televisivo en México. La calidad de información, el tipo de programas poco informativos, educativos, que nos dan.) “Cerca del 90 por ciento de la población mexicana tiene televisión; la prensa casi no se lee. Sabemos que en los dibujos animados y en las telenovelas hay todo un código ético, moral, ideológico, que responde claramente al poder en general”. *3 En otras palabras, mantienen “informada” a las masas lo suficiente con tal de no inculcarles más cultura  y conocimientos y así no darles herramientas para crecer haciéndolas más dependientes de sus productos  creando patrones de gustos y  preferencias al mismo tiempo que ésta, su audiencia, se vuelve más pequeña intelectualmente,  mientras  ellos, se hacen más ricos y poderosos.

*1, *2. Lozano, José Carlos. (2007). Teoría e investigación de la comunicación de masas. Estado de México. México: Pearson Educacion.

*3. Rivera, María Elena. La influencia de los medios de comunicación sobre los individuos. El Financiero. México DF. Jueves 4 de noviembre de 2004