GLA
Suscripciones
GLA

Esfuerzo, éxito y ética del s. XXI

por Maren Figaredo Wunsche

En tiempos de los silver strikers, generación de  1945, gente mayor entre sus 64 años de edad. El trabajo representaba esfuerzo, disciplina, compromiso, honradez, ahorro… Si lograbas estas características podrías tener casi por seguro una buena calidad de vida, éxito en cuestión de hacer dinero para mantenerte bien a ti y a tu familia.

Hoy en día, siglo XXI las cosas han cambiado. Ya no es suficiente trabajar por 10 horas al día, dedicarle todo al trabajo, esforzarte al máximo pensando que al llegar a la meta podrás jubilarte sin ningún problema o no pasar por problemas económicos, incluso ya ni tener una licenciatura, maestría o doctorado te puede asegurar tu futuro. Entonces ¿qué pasó? ¿cuál es la fórmula que vaya a la época parar poder asegurar tu futuro? Pues, nos encontramos en un mundo en constante cambio: la globalización, la tecnología, la desregulación, las fusiones y el terrorismo global han causado el acelere del cambio y la incertidumbre en la forma de cómo se debe de hacer negocios al momento de tomar decisiones morales para hacerlos. La cosas han cambiado en relación a la preparación y las oportunidades, ahora  la economía es la que  determina el estilo de vida de los ciudadanos. Por ejemplo, existe una contradicción en que por un lado es casi básico en el mundo académico adquirir una maestría mientras que por el otro, sigue en aumento el número de graduados desempleados.

Para notar este punto, observen artistas que se han hecho ricos por solo mostrar su cuerpo voluptuoso como Sabrina Sabrok o conductores exitosos en burlarse de la gente, como Adal Ramones, Facundo o concursantes del famoso BigBrother. Hay una lista infinita de gente de “peculiar”  talento que hace dinero fácil.

Laura Nash, autora, maestra en Harvard y consultora de ética en los negocios define la ética en los negocios como “el estudio de cómo se aplican las normas morales personales a las actividades y metas de la empresa comercial. No es un estándar moral separado, sino el estudio de la forma en que el contexto de los negocios plantea sus propios problemas únicos para la persona moral que actúa como un agente de este sistema.”*1

Si cada vez es más difícil tomar decisiones dentro de una empresa, entonces, lo correcto ahora ¿es dejar la ética en la casa? Porque se dice que la ética es personal, relativa y que los negocios y la ética no se mezclan.

Una persona, empleada, socio, jefe, dueño de una empresa, ¿cómo debe de regir sus decisiones morales en el trabajo?  Existen varias encuestas echas a cientos de trabajadores que reflejan la perspectiva ética de empresas grandes y medianas, con resultados no buenos, se familiarizan en actuar deshonradamente dentro del trabajo, mientras que las pequeñas empresas tienen una mejor respuesta, donde los porcentajes de mentir, retener información necesaria, trabajar mal las horas es menor. Esto quiere decir que los últimos tienen una mejor perspectiva de la ética que los otros, por tener mejor integración en la empresa.

Los stakeholders, son las personas, grupos, compañías, públicos interesados, quienes pueden afectar o ser afectador por decisiones de una empresa. Y para poder sobrevivir y competir en el mercado libre dentro de la globalización, éstos deben de entender los efectos de los ambientes tecnológicos, legales, sociales, económicos y políticos y las fusiones entre ellos cada vez más por la interacción de los negocios y las economías, para así poder administrar casos y tendencias en sus ambientes cambiantes meramente por principios éticos. “La ética importa en un negocio porque todos los stakeholders ganan cuando las organizaciones, grupos e individuos buscan hacer lo correcto, al igual que hacer las cosas en forma correcta. Las compañías éticas crean lealtad de los inversionistas, satisfacción del cliente y desempeño del negocio y ganancias”.*2

“Un estudio mostró con claridad que el análisis de los fracasos y desastres corporativos sugiere con firmeza que incorporar la ética en la toma de decisiones antes de las ganancias puede mejorar la elaboración y puesta en práctica de estrategias y al final maximizar las ganancias corporativas”*3. Así que si de manera personal se logra aprender a razonar y actuar en forma ética ayuda, estar conscientes y reconocer un problema ético potencial, y luego poder evaluar valores, juicios antes de actuar,  difícil de predecir si te harás rico actuando correctamente pero por lo menos serás una persona mucho más completa, con la conciencia tranquila y feliz que muchos otros que se venden por dinero. Porque el dinero no es todo en la vida. Creo yo, que vale mucho más una persona pobre pero honrada  y ética que un rico mentiroso y corrupto.

Actuar de manera honesta y comprometida todavía es una elección.

MFW