GLA

Suscripciones

GLA

Ultimo Minuto:

Nuestra democracia mercenaria

Todavía no termina el plazo que me asignó el Instituto Estatal Electoral para la recolección de firmas, pero decidí regresar a mis artículos semanales para compartir mis experiencias y análisis de nuestra vida cotidiana.

Lo que he aprendido en lo que llevo sumergido en este proceso político es lo siguiente:

El clamor popular es un hartazgo de la corrupción y los partidos políticos. Estas manifestaciones no se reflejan en el apoyo a candidatos independientes por varias razones: La mayoría tiene ya la costumbre de votar por cierto partido, sea por militancia, por convencimiento (los menos) o porque reciben permanentemente apoyos económicos de alguno de esos partidos.

De los independientes que han conseguido su registro se puede decir que compiten en lugares pequeños donde la cantidad de firmas requeridas es pequeña o porque cuentan con financiamientos muy grandes que al final del proceso se sabrá de donde vienen si el sistema de fiscalización del INE los hace públicos.  

  • De un voto razonado no se puede hablar en este país porque las masas son totalmente ignorantes de nuestra Constitución, sus leyes o la ética cívica. Prefieren vender su voto por un alivio financiero intrascendente, en vez de luchar por impulsar la salida de su permanencia histórica en la pobreza mediante la elección de gente de honorabilidad comprobada. 
  • He oído constantemente que los independientes no podrían gobernar por no contar con un equipo en los congresos y cabildos, como si ahora la cosa no fuera igual en el ámbito federal. En los municipios todavía tenemos el nefasto sistema de las planillas, que por un lado le aseguran lealtad al edil (no siempre) y por el otro le quitan a la ciudadanía toda posibilidad de que todas sus necesidades más urgentes sean incluidas en la agenda gubernamental, donde se privilegia la agenda política del partido en turno.
  •  
  • Nuestras elecciones -debido al sistema político que hemos permitido crear- se asemejan a un restaurante donde el menú es inamovible y añejo y no tienes más que de una sopa: votar por candidatos (salvo algunas honrosas excepciones) que le deben su asenso político a la complicidad en la corrupción o a una mal entendida lealtad al permanecer callados en los casos que conocen de sus compañeros de partido. ¿Quién destapó la cloaca de los Duarte y de Borge ante la ciudadanía? Los medios de comunicación independientes, sin los cuales todos estos asaltos monumentales a las arcas públicas jamás se hubieran conocido y el gobierno no se hubiera visto obligado a capturar y demandar a los culpables. Como todavía no han sido sentenciados después de más de un año de haber perdido el fuero, tendremos que esperar el desenlace.
  • El cambio ofrecido por los candidatos en cada elección (incluyendo los chapulines que se disfrazan de independientes) sencillamente no resulta posible en nuestra real politik de hoy.  
  • La ley electoral está diseñada por los partidos para que el ciudadano común y corriente enfrente toda clase de dificultades para poder ejercer su derecho constitucional de ser votado.

Continuará……

¡Por cambios a nuestra Constitución que terminen con la impunidad!

Luis F Klein

Lo mas actual...