24°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 75%

Wind: 11.27 km/h

Suscripciones

24°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 75%

Wind: 11.27 km/h

Ultimo Minuto:

Casinos: cuándo sí y cuándo no

luis f   Desde 1999, siendo Leonel Cota Montaño gobernador de nuestro Estado, le escribí a él y a otros actores de influencia en la política sudcaliforniana, pidiéndole que gestionara la instalación de casinos en Los Cabos por motivos que más adelante explico.

  Pasado un tiempo, la instalación de casinos fue aprobada por el congreso federal y resultó un desastre digno de dar risa.

  En mis constantes viajes a los Estados Unidos hace algún tiempo, me percaté que las comunidades de indios nativos de allá se han visto beneficiadas por la apertura de casinos en sus reservaciones territoriales.

  Los americanos idearon un esquema a través del cual los casinos pagan solamente impuestos municipales -muy altos, por cierto- para allegarle a esas zonas antes marginadas los suficientes recursos para construir carreteras, escuelas, servicios municipales, etc., de alta calidad. Obviamente, con una regulación muy estricta.

  Pues resulta que la ley que aprobaron nuestros corruptos de siempre en el Congreso Federal se publicó, pero siendo una burla para los efectos que se pretendían; y favoreció, como siempre (sí adivina usted bien), a los políticos de siempre.  Los Hank los más favorecidos. No se obliga a los propietarios a una inversión de lujo, que en automático descarte la presencia de los más pobres por razones obvias. Aquí en Los Cabos lo que hay bajo el nombre de casinos son casas de apuestas, bastante “patito”

  O sea, nacieron los casinos al estilo de nuestra nefasta partidocracia.

Ante esta realidad, estoy totalmente de acuerdo con la prohibición a esta actividad plasmada en la ley de nuestro Estado.

  Los casinos de lujo y sus shows son el tipo de instalaciones que abonan al atractivo turístico de las ciudades con esta vocación, diversifican la oferta de actividades y pueden representar un gran ingreso para las arcas municipales.

Sin embargo, a la luz de que para poder atender un poco las enormes carencias sociales actuales (que vienen muy crecidas en nuestro municipio), nuestras autoridades decidieron imponer un nuevo impuesto con el que estoy totalmente de acuerdo, pero que es difícil que resuelva en su totalidad la falta de recursos con que se enfrentarán en un futuro no muy lejano para poder dotar de servicios a la inmigración tan alta que nos espera.

  Lograr que se instalen y operen casinos de lujo (no las porquerías que existen actualmente) podría ser una solución pragmática para resolver este problema, siempre y cuando se modifiquen las leyes federales actuales, se establezcan reglamentos y condiciones muy rígidos para su instalación y se canalicen los impuestos etiquetados hacia el gobierno estatal (en nuestro caso).

Los detractores de los casinos alegan que son lugares que estimulan el crecimiento del crimen organizado e invitan a la población de bajos recursos a perderse en el vicio y el juego.

  Yo pienso que esos inconvenientes pueden eliminarse con una buena ley y un buen control financiado por los ingresos que perciba el estado.

  Ya chole de Trump.

  Les reitero a mis lectores la invitación a que no se dejen atrapar en la caja china (terminado acuñado en la magnífica película mexicana que recomiendo que vean, titulada “La dictadura perfecta”) que promueve la desviación de nuestra atención y que están implementando gobierno y televisoras, como en los nefastos tiempos del príato.

  Fomentemos nuestra unidad y organicémonos para combatir el mayor cáncer que aqueja a nuestro México: LA CORRUPCIÓN y la protección que brinda nuestra actual Constitución a los corruptos.

  Nos vemos en la próxima

  ¡Por una nueva Constitución!

Luis F. Klein