25°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 52%

Wind: 11.27 km/h

Suscripciones

25°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 52%

Wind: 11.27 km/h

Ultimo Minuto:

Maquío. Con motivo de su 28 aniversario luctuoso.

leonidasLa Villa de San Miguel de Culiacán fue fundada el 29 de septiembre de 1531 por don Nuño Beltrán de Guzmán. En otras ocasiones he referido en este espacio sobre los pormenores de aquel lejano acontecimiento, incluso, he referenciado, en base a registros históricos, qué encontró aquel conquistador y sus acompañantes. También he citado algunos pasajes sobre las repercusiones que provocó tan importante acontecimiento. Considerando que tenemos en las bibliotecas, incluso en sitios de internet, mucha información al respecto. Les invito a que, como un homenaje a nuestra ciudad, que en este mes festejamos su 486 aniversario, incursionen en aquellos emocionantes momentos de nuestra historia.

Uniéndome al festejo, redoblo el homenaje citando a personajes que han dado relevancia al desarrollo de nuestra ciudad y por consecuencia: a México. Esta vez me permito citar a MAQUÍO.

MANUEL DE JESÚS CLOUTHIER DEL RINCÓN -1934-1989. “Creía en el martirio, por eso es tan dolorosa su absurda muerte. Recuerdo su entusiasmo por el proceso de domocratización en Felipinas y su mención explícita al sacrificio de Benigno Aquino. No tengo duda de que sobre todos los mexicanos del siglo XX admiraba a Madero, aquel otro empresario agrícola creyente en la fuerza histórica del martirio, cuyo sacrificio, sin embargo, no abriría el paso a la democracia mexicana. Como su remoto modelo, Manuel J. Clouthier arriesgó bienes, amigos, seguridad familiar y, varias veces la vida.

El anterior es un primer párrafo, que Enrique Krauze cita en la presentación del libro El MAQUÍO Clouthier, la biografía; escrita por el Argentino Enrique Nanti y amparada por editorial Planeta, mayo de 1998.

Tuve la oportunidad de conocer al Ing. Manuel J. Clouthier. Fue en 1987, entonces yo manejaba una empresa de impermeabilizantes y pinturas. Una vez fuimos contratados para impermeabilizar una bodega de una de sus empresas. Al término del trabajo, era mi costumbre supervisar que todo estuviera bien acabado. Al llegar al lugar me encontré con el Gerente y MAQUÍO. Les informe que en ese momento haría una revisión para entregarles el trabajo, me sorprendió su petición de acompañarme, yo me dije, ¿podrá este Gordo subir las escaleras? Me dejó impresionado su agilidad, pero más su ligereza de caminar por un tejado en forma oval y de lámina galvanizada. Aquel breve encuentro me fue suficiente, para valorar su inteligencia.

Lo antes dicho, forma parte de un perfil, quizás intrascendente para algunos, sin embargo, estimo tiene relevancia, porque MAQUÍO fue algo singular, pues siempre puso por delante el trato justo en sus negociaciones; fue uno de los pocos empresarios, que a nivel nacional, dio la muestra de cómo los patrones deben tratar a los trabajadores. Pero sin duda, fue su participación política la herencia más importante.

Estos hijos de la chingada creen que mi dignidad tiene precio. No entienden que habemos hombres que somos como los toros de lidia, que cuanto más los pican, más embisten.” “Estas fueron las palabras que MAQUÍO vociferó irritado al entrar a su condominio de la ciudad de México ante el gesto perplejo de su séptimo hijo, Juan Pablo, quien por entonces estudiaba mercadotecnia y compartía con su padre el departamento. Esa noche llegó desencajado. Era diciembre de 1988 y acababa de tener una segunda reunión con el ya entonces presidente Carlos Salinas de Gortari. Si bien no reveló detalles del encuentro, se veía irritado, fatigado.”

“La contundencia de la expresión grave con que había sacudido las paredes de la sala, en vez del saludo habitual de cortesía, dejó definitivamente  en claro que habían intentado sobornarlo. ¡Enorme imprudencia con un hombre de su tamaño!” –pag. 19 de la biografía-.

El anterior pasaje pudiera servir como indicio probatorio de que MAQUÍO fue víctima de un asesinato de Estado. Todo México se estremeció con la noticia de su muerte ocurrida el 1ro. de octubre de 1989, eran las 11:30 horas cuando se empezó a difundir la infausta noticia. Y desde aquel instante miles, tal vez millones recordamos muchas de las acciones promovidas por MAQUÍO ante las bárbaras arbitrariedades impuestas desde el gobierno manejado por Carlos Salinas de Gortari, quién se  evidenció desde su llegada a la presidencia en base a un escandaloso fraude maquinado con aquello de: “la caída del sistema”.

Pero existen otras evidencias que dan más contundencia a la versión del asesinato de estado. El “accidente” en el que perdió la vida MAQUÍO, en compañía del diputado Javier Calvo, ocurrido aquella mañana en el kilómetro 158 de la carretera México-Nogales entre los poblados de San Lorenzo e Higueras de Abuya. No fue lo suficiente investigado,  y de acuerdo a testigos, sorprendió: 1.- que el vehículo de MAQUÍO fuera envestido por un camión tipo Tortón que lo arrastró por espacio de 50 metros, trecho exagerado dado lo pesado del camión. 2.- Que el chofer del camión, en lugar de huir, lo cual resulta común en estos casos, se bajó y recargado sobre un guardafango se puso a fumar; tranquilamente explicó a los curiosos: “Yo, aquí espero a la Policía Federal, el auto ese se me atravesó”. 3.- Un misterioso helicóptero, verde militar, llegó cercano al lugar del “accidente”, y subió a un tipo que salió de un arbusto vestido de negro portando un rifle con mira telescópica. Todos estos detalles, además, la rápida desaparición del auto en el que murió MAQUÍO, quedaron en el más hermético de los misterios.

La férrea y decidida actividad política por la que MAQUÍO entregó su vida, nos deja claro que la lucha por la democracia en este país, requiere de sacrificios sin fin. Por Culiacán, Sinaloa y México: Todo es nada.

El MAQUÍO CLOUTHIER –la biografía- es un libro histórico, que narra la valentía de un héroe que amó a su patria.

Al cumplirse un mes más de ineptitud del fiscal estatal y federal, les recordamos una frase de JAVIER VALDÉS CÁRDENAS: CALLAR ANTE LA INJUSTICIA, LOS CONVIERTE EN CÓMPLICES.

Leónidas Alfaro Bedolla. Autor de la novela: Tierra blanca –la cuna del narcotráfico-.

Etiquetado Como aniversario culiacán