GLA
Suscripciones
GLA

Mañana te pago

ed jesusNos pusimos de acuerdo en vernos con un poco más de dos semanas de anticipación, de tal manera que ambos pudiéramos acomodar nuestros tiempos, nuestras agendas y estuviéramos puntuales para tomarnos un café y platicar del tema que a los dos nos interesaba, de hecho el día y la hora fue acordado para que no hubiera pretexto de ser informal… el día anterior confirmamos la cita y todo estaba como habíamos acordado, sin embargo a pesar de que llegue con cinco minutos de anticipación, mi compañero me hablo 40 minutos más tarde para decirme “que iba tarde, que si no me importaba esperarlo tantito más”…

Un amigo le prestó dinero a uno de sus empleados de confianza, porque estaba retrasado en algunos compromisos y quería “salir de ellos”, pero se comprometió a liquidar el préstamo a los dos meses. Incluso le quería dar la factura de algún auto o la escritura de la casa como garantía… no fue necesario puesto que eran amigos y tenían una relación de trabajo. Un año después le sigue diciendo que “sin falta le paga la semana próxima, que no sea malito”…

Dos amigas sabían que ir a ese concierto era  algo que habían esperado por mucho tiempo y que la oportunidad era única. Una de ellas se comprometió a pasar por su amiga para asistir puntualmente pues la filarmónica empezaría a la tercera llamada como debe de ser. Los boletos que habían conseguido eran maravillosos pues estaban justo en medio del foro.  Pero sucedió el : “ay manita,  perdón pero tuve que pasar a la farmacia por unos cigarritos y de una vez cargue gasolina”…  esta pareja hizo su entrada triunfal al concierto 30 minutos tarde, con el típico “compermisito, compermisito”….

Y así, las historias de impuntualidades e informalidades pueden repetirse sin distinguir sexo, raza, condición, edad, pero eso si con algo muy en común: pensando que es normal y aceptable llegar tarde, ya sea que se trate de un compromiso, una obligación o una cita.
Parece que olvidamos que llegar bofeados, con la lengua de fuera, o con atropellos son la antítesis de la planeación.

Quizá lo más molesto de todo es que el puntual tenga que rendirle culto al impuntual, pues normalmente es a este a quien se le privilegia ya que muchas reuniones o eventos se retrasan precisamente porque alguien “importante” llega tarde y pues - hay que esperarlo -.
Es de mexicanos ser así. Es triste reconocerlo y admitirlo pero la expresión “Mexican Time” es conocida en todo el mundo y no es precisamente alusiva al huso horario sino a una triste actitud.

Lo anterior se traduce y extrapola más allá de las situaciones chuscas y compromisos entre cuates.  Esto es aplicable a contratos, inauguraciones, fechas de entrega de obra, compromisos financieros, citas sociales, eventos familiares, etc.
Este “mexican time” es el ahorita, es el al ratito, el mañana te pago, al rato lo hago, que nos ha impedido ser reconocidos como gente formal en términos generales.

Quince minutitos, son quince minutos. Es lo mismo. Entonces ¿porque insistimos en minimizar el error de retrasarnos haciéndolo diminutivo?
Desidia, carencia de interés, falta de respeto, educación, entre muchas más;  las causas pueden ser muy diversas para seguir siendo informales en la cultura de la formalidad, pero la verdad es que si queremos ser tomados en serio, debemos respetar el tiempo de los demás en toda la extensión de la palabra.

Y dicho muy coloquialmente: si nos vale, no valemos. Este tema es cultural, es viejo, es anecdótico, y podrá tener justificaciones psicológicas y sociológicas, pero la verdad de las cosas es que solo si queremos lo vamos a lograr, de otra forma ni para que moverle..
JC

Comunicabos S.C, con domicilio en Márquez de León s/n casi esq. ampliación Zaragoza, Col. 5 de Febrero, San José del Cabo, BCS, México
utilizará sus datos personales recabados para el envío exclusivamente de nuestros boletines electrónicos. Para mayor información
acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad integral a través de Aviso de Privacidad.

Todos Los Derechos Reservados Comunicabos 2018 - Creación y Mantenimiento de Sitio Web por Acadep