GLA
Suscripciones
GLA

México esta engordando

ed jesusEl tema es de suma importancia especialmente en nuestro país. Pareciera como que de repente adquirió aún más relevancia a raíz del gravamen que se pretende sumar a ciertos alimentos a la ya difícil carga impositiva que se prevé para el año próximo.

Sin embargo una vez más resulta que somos un país de desmemoriados porque este asunto de nuevo no tiene nada, quizá lo que ha pasado es que lo hemos ignorado o no se le ha dado la importancia debida, pero desde hace más de seis años, los legisladores de varios estados habían propuesto regular la industria alimentaria y de bebidas, en particular la de los refrescos, dado que México se había convertido en una potencia a nivel mundial en materia de obesidad.

Los factores son muchos… podemos mencionar el sedentarismo ocasionado por la tecnología como uno de los más graves, pero definitivamente no el único. Se suma también el hecho de que la mujer (en particular en nuestro país) haya dejado el hogar para sumarse a la fuerza laboral y en consecuencia recurrir cada vez más a la comida rápida, congelados, pre congelados y a la llamada comida chatarra.

Si estos dos factores no fueran suficientes podemos agregar la falta de cultura nutricional y balanceo de alimentos, la falta de ejercicio y una dieta francamente pobre en términos nutricionales.
Parece simplista, pero no lo es, de hecho es gravísimo el que México encabece las listas de obesidad, hipertensión, diabetes e infartos derivados del sobrepeso a nivel mundial.

Tendemos como siempre a culpar a la autoridad, pero solamente como un recurso para evadir nuestra propia responsabilidad.   Pero aun así en todo caso si de autoridades se refiriera, no sería de la secretaria de Salud, sino de la de Educación Pública pues es precisamente en la infancia donde se adquieren los malos hábitos alimenticios que se extrapolan en la vida adulta.

La dieta T en el mexicano ya es una Tradición (tortas, tacos, tamales, tlacoyos). Acompañada de refrescos (más de un litro diario promedio por mexicano) y por supuesto todas las fritangas a las que la imaginación puede accesar que son parte del problema. Riquisimas – eso es inegable- , pero como todo, en exceso : malísimas .

Y todo esto, solo es el antecedente de los que los legisladores pretenden contener, ya que como ellos mismos lo definen en sus  palabras no se revertirá, pero por lo menos se harán esfuerzos para que no siga creciendo el mal.

Y es que hay que tomar en cuenta también que las enfermedades derivadas de la obesidad, como las mencionadas anteriormente – entre otras – le han generado al IMSS y al ISSSTE un incremento insostenible en sus presupuestos, y en consecuencia se han afectado las cuotas y se han dificultado las coberturas.

Así es que nada nuevo… desde hace 34 años La Organización Mundial de la Salud considero a la obesidad como una enfermedad. Desde entonces pocos han sido los cambios radicales en la dieta y costumbres del mexicano a pesar de los esfuerzos realizados. Para muestra un botón: hace 7 años en México el 70 % de la población tenía problemas de peso, lo que de continuar podría llevar – de acuerdo a estudios – a nuestro país en el 2050, a tener 40 millones de diabéticos.

Otra cifra que nos lleva a pensar en las medidas que las cámaras de diputados y senadores están pretendiendo llevar a cabo en cuanto a los impuestos a la llamada comida chatarra es que en 1989, había en el país 2,200 restaurantes de comida rápida, en el año 2006  la cifra fue de 145,531 , mientras que las tiendas de abarrotes eran 50,500 en 1989 para pasar a ser casi 500,000 tan solo 17 años después. Ahora bien, el impacto mediático también juega un papel muy importante y por lo tanto se propone eliminar en horarios de las 14:30 a las 19:30 los anuncios relativos a este tipo de comida.

Coca Cola, Pepsico, Bimbo, Kraft foods y Kellogg´s por mencionar algunas firmas han venido haciendo esfuerzos importantes en la presentación de sus productos, información nutricional y empaques individuales, sin embargo todo parece indicar que la solución deberá ser mucho más radical y de ahí  la propuesta del ejecutivo de gravar con impuestos adicionales a los alimentos con alto contenido energético , calórico o de azúcar.  Una medida ciertamente dura, pero quizá también necesaria ante la problemática que actualmente enfrenta nuestro país.

Definitivamente la moneda está en el aire, la responsabilidad no es del gobierno, ya que a final de cuentas es un agente que coadyuva en la solución. La respuesta está en el actuar de todos, alimentación sana, nutritiva y balanceada, sumada a un programa de ejercicio regular que además no tiene que implicar costos adicionales, ya que caminar o correr son suficientes si se hace regularmente, pero el evitar el consumo excesivo de comida “chatarra” si es prioritario. A final de cuentas si esto se logra, el impuesto adicional no deberá impactar el bolsillo de los mexicanos.

JC

Comunicabos S.C, con domicilio en Márquez de León s/n casi esq. ampliación Zaragoza, Col. 5 de Febrero, San José del Cabo, BCS, México
utilizará sus datos personales recabados para el envío exclusivamente de nuestros boletines electrónicos. Para mayor información
acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad integral a través de Aviso de Privacidad.

Todos Los Derechos Reservados Comunicabos 2018 - Creación y Mantenimiento de Sitio Web por Acadep