GLA
Suscripciones
GLA

Reformas y paseo de la reforma

ed jesusDesde que el Emperador Maximiliano concibiera y mandara construir el Paseo de la Emperatriz que conectaba el Castillo de Chapultepec ( su residencia ) con el Palacio Nacional, desde donde se gobernaba el Imperio ( aunque para ser más precisos, el trazo se hizo a la glorieta del caballito) se pensó en un paseo que enorgulleciera no solo a los capitalinos, sino a los mexicanos en su totalidad, pues este paseo estaría al nivel de las más elegantes y distinguidas avenidas a nivel mundial, compitiendo con los campos Elíseos en Paris.

A finales de ese siglo en pleno Porfiriato, cambió su nombre a Paseo de la Reforma, precisamente por su significado político ante la caída del Imperio y las reformas drásticas en su diseño, construcciones, adornos y simbolismos. El nombre de Paseo de la Reforma es el que actualmente ostenta, aunque su trazo, accesorios y extensión han sido substancialmente modificados.

Es en este 2013, cuando el Paseo de la Reforma, por su nombre viene más al caso porque por él se han paseado todos los que de una u otra forma han hecho manifestaciones a tantas reformas que el actual gobierno ha propuesto.  Paseos que a su paso han dejado aglomeraciones, embotellamientos, crisis, problemas viales, frustraciones, gastos extraordinarios, pérdidas de tiempo que se expresan en muchos millones de pesos al convertir esas horas hombre invertidas en tantas y tantas marchas que a diario hacen del Distrito Federal una de las urbes más caóticas en el mundo en términos viales.

Y es que bueno… por decir lo menos, las manifestaciones se han puesto de moda. Tenemos en puerta la Reforma Política, la Reforma Educativa, la Reforma Laboral, la Reforma Energética y la Reforma Hacendaria, y todo indica que el Paseo de la Reforma tendrá que sufrir su propia “reforma” para poder desahogar lo que ahí sucede.

Pareciera que el derecho que las garantías individuales otorgan a los mexicanos de manifestarse en forma pacífica se ha malentendido porque se nos olvida que se han violentado derechos de terceros y que en muchas ocasiones lo que menos tienen es ser “pacificas” pues aparecen manifestantes armados con palos, botellas, tubos, pinturas , armas blancas y en ocasiones hasta armas de fuego,  las cuales tiene que ser repelidas con chorros de agua, gases, y balas de goma que pues tampoco parecieran ser un asunto muy  pacífico. Olvidamos también que una cosa es manifestarse y otra muy distinta hacer de esto una forma sistemática y recurrente para presionar y gestionar acuerdos.

Si cada una de estas reformas propuestas desata pasiones, como las que a diario atestiguamos en los medios de comunicación, la reforma laboral deberá contemplar el poder justificar trabajar desde casa ante la imposibilidad de llegar a tiempo al centro de trabajo.

Pareciera chusco todo esto. NO lo es. En la mayoría de los casos es retrogrado, porque hemos llegado a niveles que socialmente no son aceptados a pesar de lo legitimo que pudiera ser el derecho a la libre manifestación pacífica. Por ejemplo en Japón y China las manifestaciones se permiten en UN solo carril y en bloques de tal manera que no obstruyan el tránsito vehicular.

Este comentario no pretende criticar ni anular el derecho a manifestarse contra cualquier descontento, el propósito es criticar el abuso de las mismas afectando derechos de terceros que nada tienen que ver en dichas inconformidades y que resultan severamente afectados, incluyendo la planta productiva y el turismo, y peor aún constatar que en muchísimas ocasiones hay manifestantes que no tienen ni idea de que hacen en dichas marchas…

Lo anterior es únicamente referente al hecho de inconformarse porque si hablamos de cada una de estas reformas propuestas…
JCG