24°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 75%

Wind: 11.27 km/h

Suscripciones

24°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 75%

Wind: 11.27 km/h

Ultimo Minuto:

Sin Competencia

pedro

Se dice mucho sobre las condiciones leoninas que las agencias virtuales – también llamadas OTA´s -- (Expedia, Booking,  Kayak, etc) imponen a los hoteles en relación a los precios que deben otorgar a la agencia virtual, precios que deben ser en todos los casos, mejores (inferiores) a los que el hotel pudiera ofrecer a otros canales de distribución o venta, incluyendo los propios.  

Efectivamente, yo he llamado directamente a un hotel para solicitar una reservación y con sorpresa me he enterado de que el precio que el hotel ofrece directamente es más alto que el que se ofrece abiertamente al público en internet.  

Preguntado el empleado del hotel por qué no me podía dar el mismo precio que el anunciado por las agencias virtuales, me contestó que lo lamentaba, pero no podía hacerlo pues eran las instrucciones recibidas de la Gerencia General, al mismo tiempo que agregaba:  Si usted quiere ese precio, reserve por intermedio de la agencia virtual. Me quedé sorprendido de confirmar la aparente absurda política de ventas del hotel que le obligaba a perder ventas y además, ahorrarse la comisión del intermediario.   Sin embargo, debemos reconocer que este cuento sucede con todos los hoteles – salvo la posible excepción que pueda confirmar la regla --, pues todos aparecen en los Portales de las OTAs.

Por lo anterior, me dio mucho gusto enterarme de que en Italia había sido promulgada por la Cámara de Representantes y refrendada por el Senado, una ley denominada “norma Booking”; es decir, normativa de las reservas y ventas mediante Portales virtuales.  

Hago un breve paréntesis para hacerles ver a nuestros HH. Diputados y Senadores que en otros países el segmento legislativo de la nación sí trabaja en beneficio de “usted” -- como dice el anuncio que a diario vemos en TV pero que, en mi criterio, no es más que otra de las falacias con que nuestras “autoridades” tratan de engañarnos como si fuésemos todos unos ignorantes.

Vuelvo al tema de esta Trinchera para abundar sobre el mismo:  Como sabemos, Booking.com exige en sus contratos con los hoteles de todas partes del mundo que no ofrezcan mejores precios (que los ofrecidos a Booking) a otro portal virtual, agencia de viajes o intermediario, a fin de que el cliente tenga la certeza de que, comprando con Booking, siempre tendrá el mejor precio posible.    

La nueva “norma”, aprobada por el Legislativo italiano, permite a todos los alojamientos de esa República, sin importar del tipo que sean tales como hoteles, hostales, posadas, etc., ofrecer los precios y condiciones que al establecimiento le parezcan mejores, inclusive, si son más bajos que los dados a Booking.com.  Es decir, la competencia ha vuelto a ser abierta…

Una Ley similar fue aprobada en Francia desde el pasado 9 de julio del 2015. Esta Ley, enviada y propuesta al Congreso Francés por el Ministro de Economía, en aquellas fechas (hoy Presidente de Francia) Emmanuel Macron, suprime cualquier cláusula de paridad de precios en los contratos entre hoteleros y agencias de viajes online (OTA), calificando el contrato como un “contrato de mandato”. Esta fue la primera Ley promulgada en Europa prohibiendo de manera clara las cláusulas relativas a la exclusividad de precios en dichos contratos.    En Barcelona, Baleares y alguno países de América Latina ya se han presentado iniciativas de Ley similares a la que mencionamos en esta Trinchera.  Esperamos que pronto, la competencia será abierta en todo el mundo – salvo en México.

Resulta pues, que en México la Comisión Federal de Competencia duerme en sus laureles mientras que los hoteleros negocian con SECTUR la no aplicación del Reglamento de Turismo en vigor, en lo relacionado con su clasificación.  La de los hoteleros, claro está. El Secretario de Turismo, Enrique de la Madrid firmó un  “ACUERDO por el que se emiten los Lineamientos del Sistema de Clasificación Hotelera”.  Este fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 9 de Septiembre de 2016.  Su texto especifica claramente que “entra en vigor al día siguiente de su publicación” pero los amigos hoteleros lo “echaron pa´tras”, como decimos en el rancho, sin importarles que México sea el único país del mundo (que yo sepa), que no  protege a los usuarios de servicios de hospedaje, al no contar con un sistema ético y claro de clasificación, al que los hoteleros deban apegarse.  Hay hoteles en México que se ostentan como de cinco estrellas cuando en otros países no alcanzarían ni siquiera una clasificación de 2 estrellas.  Es una vergüenza que tenemos que soportar gracias a la condescendencia del Secretario de Turismo – que por cierto ya expresó su deseo de servir, digo, continuar sirviendo, destapándose como posible candidato a la Presidencia de la República.  (Novedades de Quintana Roo, 26 de junio, 2017, Pag. 3)

ZAPA.-  Se dice que los agentes migratorios del INM abusan de su autoridad al dar mal trato a los viajeros que llegan al aeropuerto de Cancún.  Un penúltimo caso fue el de una viajera Argentina que, según se dice, por traer tan sólo $90USD en su bolso le fue negada la entrada a territorio nacional, a pesar de que ella alegó que sus gastos en México serían cubiertos por su pareja sentimental, con quien viajaba y para el que sí había sido permitida la entrada a México.  La viajera fue devuelta a su país de origen, donde se dice (otra vez) que presentará una demanda ante nuestro Consulado en la Ciudad de Buenos Aires, porque “le robaron artículos de su equipaje con valor de mas de $20 mil pesos.  La “noticia” fue tratada en la prensa con todos los tintes de “nota roja”, culpando a los Agentes de Migración de haber maltratado a la viajera Argentina y de haberla devuelto sin motivo.  Creo que los periodistas que cubren la fuente del aeropuerto de Cancún deberían de saber que el ingreso al país de cualquier visitante proveniente de cualquier país y con cualquier calidad, queda sujeto al criterio del Agente de Migración con el que entra en contacto a su llegada a la frontera o puerto, sin importar si el viajero trae visa o no – por tratarse, en este caso, de ser ciudadano de un país con el que México tiene convenio para no exigir la visa.  No hay que dar tantos brincos estando el suelo bien parejo.      En estos casos, los agentes migratorios cumplen con lo que la Ley marca

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.