Suscripciones

Una transición tersa y armoniosa.

Como suele ocurrir, a la hora de contar cualquier historia, existe la versión real y la distorsionada, dos enfoques del mismo evento, o a veces hasta más, dependiendo de los intereses o la imaginación de los actores que intervienen en ella.

Así nos pasó con la entrega -recepción del saliente gobierno “panista” de Arturo de la Rosa y el entrante “morenista” de Armida Castro Guzmán, -el entrecomillado resulta útil para subrayar el hecho que tanto la mayoría de los panistas, como los morenistas choyeros, no hace mucho tiempo, estaban agrupados en torno al perredismo-petismo, que ha gobernado las tierras sudcalifornianas los últimos diecinueve años-.

Habíamos escuchado que, entre el gobierno saliente y el entrante, en Los Cabos, existía un proceso de transición, donde todo era miel sobre hojuelas, los veíamos sonrientes en las fotografías, reunidos alegremente explicando a los nuevos funcionarios, como funcionaba tal o cual dependencia, parecía una novela de amor entre los que se iban y los que llegaban, todo ello, en medio de elogios mutuos. Pero ¡oh!, triste realidad, que a los pocos días, comienzan los llantos y los lamentos de los recién llegados, que acusan a los que se fueron, de llevarse hasta los excusados de algunas oficinas, las computadoras, el conmutador, decían los del OOMSAPAS, los camiones y claro el dinero,- nos han dejado sin nada-, denunciaban en los medios de comunicación, las nuevas autoridades, aunque hasta el momento, no se haya sabido de que se interpusiera demanda penal alguna en contra de aquellos a quienes acusan de sustraer, bienes y recursos propiedad del ayuntamiento. Lo más seguro es que eso no pase, como tampoco pasó nada cuando supuestamente se demandó por parte de Arturo de la Rosa a la administración de Tony Agundez, a final de cuentas, todo queda entre familia.

Y esto, que ha pasado en Los Cabos, ya se avizora que pasará a nivel federal, la supuesta buena relación entre Peña y Obrador es mera simulación, bajo la mesa se están dando con todo lo que tienen al alcance de las manos. Amigos, me han contado que, por ejemplo, en la CONAGUA, supuestamente, todo está en remate, a precio del 2X1, concesiones, permisos, autorizaciones, hasta los cambios de puesto y de salario del personal que labora ahí, compras de última hora, en fin, la consigna es acabar con el presupuesto y mas allá y se dice que lo mismo esta ocurriendo en todas las otras dependencias, y no faltaba más, la corruptísima SEMARNAT, no podía ser la excepción, denuncias públicas, llueven sobre esta dependencia un día sí y otro también sobre presuntos actos de corrupción. Deberemos estar muy alertas por si le quieren hacer un santo favor a Los Cardones de último minuto.

Parece que tendremos un año de Hidalgo, recargado.

Este clima de incertidumbre comienza a crear inquietud en los mercados y los inversionistas, y ya se sienten sus efectos en Los Cabos. En los últimos meses, especialmente después del triunfo de Morena, buena parte de los clientes que tienen proyectos de inversión en estas tierras, han optado por esperar a ver cielos mas despejados, con mayor definición, antes de poner su dinero aquí.

La cancelación del proyecto del nuevo aeropuerto en Texcoco no ha sido bien recibida por gran parte del sector privado, independientemente de lo valido que haya sido tomar esta decisión. La forma, a través de la famosa consulta ciudadana, ha contribuido a despertar muchos temores entre el empresariado, pero no solamente ahí. Esta preocupación la han externado en privado algunos personajes importantes de Morena, quienes, además, se cuidan de no hacerlo públicamente, por temor a caer de la gracia del nuevo inquilino de Palacio Nacional.

Este largo proceso de transición apunta a terminar convertido en una larga agonía, y de lo terso y armonioso que pretendía ser, se está transformando en una feroz batalla entre el PRIAN y Morena, por los espacios y los recursos públicos. La declaración de Peña de que los trabajos en el lago de Texcoco continuarán hasta el último día de su mandato, demuestran que la guerra ha sido declarada y seremos los ciudadanos los que paguemos los platos rotos, ¿qué necesidad hay de seguir tirando esas cantidades de dinero en un proyecto sentenciado a muerte?

De aquí en adelante, más vale que nos vayamos acostumbrando a los sobresaltos y los manotazos sobre la mesa, el tiempo de la simulación se acabó y la revancha de los perdedores ha comenzado. Sus adversarios, no le dejarán a Andrés Manuel el camino libre y, antes, al contrario, le subirán el costo de la afrenta por lo del NAICM.

Tiempos difíciles nos esperan.

Ojalá que de aquí al primero de diciembre, no amanezcamos cada día con escandalosos escándalos y sorprendentes sorpresas.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Comunicabos S.C, con domicilio en Márquez de León s/n casi esq. ampliación Zaragoza, Col. 5 de Febrero, San José del Cabo, BCS, México
utilizará sus datos personales recabados para el envío exclusivamente de nuestros boletines electrónicos. Para mayor información
acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad integral a través de Aviso de Privacidad.

Todos Los Derechos Reservados Comunicabos 2018 - Creación y Mantenimiento de Sitio Web por Acadep