GLA
Suscripciones
GLA

Editorial Armando Sánchez Salcido

Ustedes no me lo van a creer, apreciadísimos y raros lectores, pero yo trabajé como chofer de taxi, cosa que ocurrió por allá del año 1987, en la ciudad de Los Ángeles, California, en los yunaites esteits. Mi carrera como cafre, fue por demás efímera, apenas de dos meses y terminó gracias a Dios, antes que mi vida acabara en manos de los traficantes de drogas negros, de la zona de Inglewood, que eran clientes habituales en mi turno de noche. 

 

 A pesar de lo corto que fue mi paso por las calles angelinas, superé todas las expectativas que tenían los otros choferes, quienes eran mis compañeros en la empresa YellowCab, pues todos apostaban a que no saldría vivo de esos peligrosos rumbos.Siento tanto haberlos decepcionado, pero que le vamos a hacer, así es la vida de caprichosa.

 

Estos gratos recuerdos, acudieron a mi mente ahora que se puso de moda el asunto de UBER, entiendo perfectamente el sentir de muchos de los taxistas que ven amenazado su modo de subsistencia, pero el uso de las plataformas digitales en el transporte público es inevitable. Es un camino sin regreso.

 

UBER nace de la necesidad de contar con un sistema de transporte ágil, eficiente, seguro y confiable, acorde con los tiempos modernos, donde los consumidores, han obtenido un enorme poder, concentrado,literalmente, en sus manos, gracias a que basta con oprimir la tecla de un teléfono celular para obtener prácticamente lo que sea, desde ordenar una piza, reservar un hotel y hasta contratar a la chica que lo acompañe a uno, dicen, (ahora que mi mujer lea esto, seguro me gano una discusión de 3 horas consecutivas, en varios capítulos) 

Esta situación, además está revolucionando la forma en que se hacen los negocios en todo el mundo.

 

Hoycualquiera puede dedicarse a ser hotelero,a raíz de la aparición de la aplicación Air B&B, solo se necesita tener una recámara disponible para rentar y listo, a ganar dinero. Lo mismo está ocurriendo con las compras en línea, casi toda mercancía se puede ordenar por internet y ser recibida a las puertas del hogar, merced de la eficiencia alcanzada por las empresas de mensajería internacional.

 

Y hablando de taxis y taxistas, les cuento, que apenas este viernes que pasó, tuvimos oportunidad de vivir, una vez más, otra de estas historias entre UBER y los taxis tradicionales, esto nos ocurrió en la CDMX.Para ir del aeropuerto al hotel, ubicado a una cuadra de la Alameda Central, pedimos un UBER, que nos cobró exactamente $ 216.60 por recorrer una distancia de 11 kilómetros. Hasta aquí las cosas bien, al día siguiente, quisimos salir a cenar y apenas habíamos dado dos pasos fuera del hotel cuando un taxi blanco nos ofreció amablemente sus servicios, yo dije, arre, llévanos por favor al restaurant Correo Español, que esta apenas a 2 kilómetros de distancia, ya, a bordo del taxi, antes de arrancar le pregunté al taxista cuanto nos cobraría y me respondió- lo que marque el taxímetro, señor- Muy bien,acepté,- y noté queel chafiretele movió algo al mentado taxímetro, apenas habíamos dado la vuelta a la cuadra donde está el hotel y la cuenta ya estaba en$ 160.00 pesos. Ahí mismo nos bajamos y suspendimos nuestra ida al restaurant. Optando por comer ahí cerca del hotel. 

 

La historia se repite una y otra vez, no importa que sea en cualquier barrio de Buenos Aires, Argentina, Pretoria, Sudáfrica, Barcelona, España o Los Cabos, en BCS. 

 

UBER y las otras plataformas digitales, son un fenómeno mundial. Y como ha pasado en los últimos años, la tecnología va diez pasos delante de las leyes que la regulan. Así ocurrió con internet, está pasando con los drones y con el sistema de taxis. La solución no es frenar los avances tecnológicos, sino poner por encima de todo, el interés de los consumidores y en base a esto legislar. 

 

Claro que habrá sectores que saldrán perjudicados, especialmente todos aquellos que no vean la oportunidad de aprovechar estas innovaciones en su propio beneficio y opten por oponerse a ellas como el hombre que se para en la playa tratando de detener las olas con los brazos extendidos.

 

Yo les aconsejaría a mis amigos taxistas, que no son pocos, que, en lugar de sentirse agraviados, vean cómo pueden superar a la competencia. Tengo un amigo abarrotero, quien me dice que, gracias a la competencia de los OXXO, su negocio se ha vuelto mas próspero, ha crecido más y aprende todos los días de su competencia y trata de superarlos.!Y miren ustedes, que, varias de sus tiendas, tienen en la esquina contraria a una de estas poderosas tiendas de conveniencia!

 

La modernidad nos esta arrastrando a todos, y vienen mas cambios; profundas transformaciones que dejarán sin empleo a millones de personas donde muchas profesiones y oficios terminarán desapareciendo.Ya están en producción autos que se conducirán por computadora y no se ocuparánmás los choferes para llevarlos de un sitio a otro. 

 

¿Ciencia ficción, en 100 años? Ya está pasando.

 

La naturaleza nos marca el camino, evolucionar o extinguirse.

 

Comunicabos S.C, con domicilio en Márquez de León s/n casi esq. ampliación Zaragoza, Col. 5 de Febrero, San José del Cabo, BCS, México
utilizará sus datos personales recabados para el envío exclusivamente de nuestros boletines electrónicos. Para mayor información
acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad integral a través de Aviso de Privacidad.

Todos Los Derechos Reservados Comunicabos 2018 - Creación y Mantenimiento de Sitio Web por Acadep