GLA

Suscripciones

GLA

PARTIDOS 2

CANDIDATOS_DEL_PAN_copy.jpg

México, democracia simulada

ASS.jpgEl 4 de julio de 1976, los mexicanos votaron por José López Portillo, para presidente de la república, este candidato del PRI, obtuvo una aplastante victoria  de 16´424,021 votos, el 91.9 % de la votación, sobre su contrincante, Valentín Campa, del Partido Comunista Mexicano, quien logró el 5.21% de los votos, 921,000. Pero como el Partico Comunista no tenía registro se consideraron sus votos nulos. El Partido Acción Nacional, que si estaba registrado, no presentó candidato para esas elecciones. Esta fue la última elección donde  había un solo candidato para gobernar nuestro país. Hasta esa fecha la democracia mexicana era una dictadura simulada que se renovaba cada seis años.

Para la siguiente elección presidencial, domingo 4 de julio de 1982, el candidato del PRI, Miguel De La Madrid Hurtado, se enfrentaba no a un solo opositor, sino a 6.  Pablo Emilio Madero del PAN,  Arnoldo Martínez Verdugo, del Partido Socialista Unificado de México (PSUM), Ignacio González Golláz, del Partido Demócrata Mexicano,(PDM), Rosario Ibarra de Piedra, del Partido Revolucionario de los Trabajadores, (PRT), Cándido Díaz Cerecedo,  Partido Socialista de los Trabajadores,( PST). Manuel Moreno Sánchez, Partido Social Demócrata, (PSD)

Miguel de la Madrid, del PRI, resultó ganador con 16´748,008 votos, 70,99 %, el panista Pablo Emilio Madero quedó en segundo lugar, logró 3´700,045 votos, 15.68%.

Con esta elección se dio inicio hace 36 años al régimen de partidos de oposición en nuestro país. El PRI dejó de ser el único jugador en la cancha.

En 1976, no existían  teléfonos celulares ni computadoras personales, en consecuencia no había internet y sus derivados, WhatsApp o Facebook, La única cadena de Televisión era Televisa que estaba al servicio del gobierno, Emilio Azcárraga Milmo, su principal accionista se definía a sí mismo como “soldado del PRI”. El resto de los medios masivos de comunicación, muchos de ellos propiedad de personajes afines al gobierno, estaban sometidos a la censura y recibían generosos ingresos por su parcialidad a favor del partido gobernante.

Hay quienes dicen que mucho se ha avanzado desde ese tiempo a la fecha. Yo por el contrario, opino que es bastante raquítico el avance logrado en consolidar la democracia en tierras aztecas, tomando en cuenta  que estamos hablando de más de tres décadas. El mayor logro obtenido hasta hoy, si queremos ver las cosas como son, se ha dado en la alternancia, actualmente es más dinámica la rotación de partidos en el poder, estos han mejorado sustancialmente su modus vivendi, reciben una mayor cantidad de recursos financieros  y tienen  mejores oportunidades para su promoción, los militantes de estas agrupaciones políticas, emigran de una a otra, con la mayor facilidad, cada vez que no ven satisfechas sus aspiraciones políticas, pero el resultado final para la población es bastante desfavorable. Actualmente tenemos más corrupción, la brecha de la desigualdad se ha incrementado, la inseguridad  está en los peores niveles, tenemos decenas de casos donde el narco gobierna descaradamente en estados y municipios. La impunidad impera en todos los ámbitos de la justicia, el concepto de conflicto de interés, se ha sacado del diccionario oficial.

Otros países en vías de desarrollo, en este mismo lapso de tiempo nos han dejado atrás en diversos renglones, Corea del Sur y Chille sin ir tan lejos.

 Son casi cuatro décadas y los partidos políticos que se supone que deberían ser oposición se volvieron comparsa y se sumaron alegremente al saqueo de los recursos de la nación. Los panistas Fox y Calderón en lugar de reformar las estructuras obsoletas y antidemocráticas las reforzaron y nos dejaron como herencia más corrupción y una espantosa guerra inútil contra el crimen organizado que ha provocado el mayor derramamiento de sangre en todo el país, desde la revolución de 1910.

Es urgente cambiar el sistema, ya es insostenible la situación nacional.

Debemos exigir más de quienes aspiran a gobernar, nuestro tono hacia ellos no debe ser de súplica sino de reclamo, de exigencia, nuestros políticos se deben esforzar más en ofrecer propuestas reales si pretenden alzarse con nuestro voto. No podemos darnos el lujo de ser condescendientes y muy propios y correctos con ellos, mientras vemos esfumarse nuestra seguridad, el patrimonio de nuestros hijos, su vida misma y la esperanza de tener un futuro mejor. Requerimos cambios de fondo, no cosméticos, nuestros estudiantes no pueden seguir siendo desparecidos y disueltos sus cuerpos en acido o cremados en cementerios clandestinos.

El horror y la corrupción se han instalado plácidamente en toda la geografía nacional.  Ya nadie está seguro, nadie está a salvo.

Creo que 36 años  de demagogia son más que suficientes.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo mas actual...