GLA
Suscripciones
GLA

¿Minas de oro y plata en Los Cabos?

ASS Muy poco se ha hablado hasta el momento de dos importantes proyectos mineros en el municipio de Los Cabos, que tienen concesiones de exploración vigentes.

Uno de ellos pretende extraer oro y plata en la ciudad de San José del Cabo, la mina en cuestión se llama “El Serrano”, cuenta con una superficie de 1000 has y se localiza a espaldas de la colonia, El Zacatal.  A este inmenso predio lo cruza de sur a norte el libramiento al aeropuerto internacional de esta ciudad.  La concesión para explorar esta mina se otorgó el día 27 de septiembre de 2004, a nombre de la señora Rosenda Avendaño Ojeda, con el número de título 222953, extendido por la Dirección General de Minas, dependiente de la Secretaria de Economía, dicha concesión tiene una duración de 50 años a partir de su expedición. Fuente. Sistema Integral de Administración Minera, SIAM.

La otra mina, en etapa de exploración, se llama Trinidad III, tiene una superficie de 404 Has. Es un yacimiento de oro, plata, cobre y molibdeno.  El área Trinidad se localiza a 160 km al suroeste de la Paz, Baja California, sobre la carretera No.

1 y a 70 km al noroeste de San José del Cabo y a 14 km del Área Natural Protegida de Cabo Pulmo.  Actualmente la concesión está a nombre de la empresa MARMAR HOLDING S.A de C.V, y fue expedida el día 27 de abril del 2010, con el título 236020 de la Dirección General de Minas.  Esta empresa es propiedad del regiomontano Marco Antonio Martínez Mora, empresario con más de 40 años en la industria minera. Fuente. Sistema Integral de Administración Minera, SIAM.

Hasta la fecha solo habíamos puesto atención en proyectos mineros como Los Cardones, que pretende operar en la zona de amortiguamiento de La Sierra de La Laguna, propiedad de Ricardo Salinas Pliego y la mina  La Pitaya, propiedad de la minera canadiense Argonaut  Gold, ubicada en la población de San Antonio, municipio de La Paz, sin reparar en que existen muchas otras empresas mineras tratando de obtener permisos de explotación y para ello han emprendido la mayor embestida en todos los frentes, cabildeando en el Senado de la república, la  cámara de diputados a nivel federal, el cabildo de La Paz y en todas las secretarías tanto, federales, estatales y municipales donde puedan obtener alguna licencia o autorización, están decididos a lograr sus propósitos, paciencia y dinero tienen de sobra.

En nuestro caso particular, en Los Cabos, con estos dos proyectos de mega minería a cielo abierto, El Serrano, en San José del Cabo y La Trinidad III, por el rumbo de Cabo Pulmo, habría que preguntarnos qué tan protegidos estamos, de acuerdo a nuestro Plan de Desarrollo Urbano, PDU, y Plan de Ordenamiento Ecológico Local, POEL, para evitar la puesta en operación de estos proyectos extractivos. Ninguna autoridad ha hecho declaración alguna sobre esto.

¿Será que las autoridades no están enteradas de estas concesiones mineras?  O cabe la posibilidad también, de que los trabajos de exploración de dichas empresas estén detenidos por el momento, en espera de vientos más favorables para la minería tóxica. Sea como sea, es obligación de quienes gobiernan informar a la población sobre posibles afectaciones que puedan poner en riesgo la salud de los habitantes o el daño hacia su patrimonio.

Saber ya, que hay concesiones vigentes de exploración minera en nuestro municipio, debe encender focos amarillos de advertencia y nos obliga como sociedad a estar muy atentos y vigilantes a cada paso que den estos proyectos.  Y en consecuencia con esto, debemos solicitar formalmente tanto al gobierno estatal como municipal toda la información referente a este asunto. Al mismo tiempo, es una necesidad imperiosa, revisar tanto el PDU, como el POEL, para en caso de ser necesario, aprobar modificaciones que refuercen nuestro derecho al agua y a un ambiente libre de contaminación por sustancias tóxicas.

Asimismo, el cabildo de Los Cabos, debe sacar un punto de acuerdo para pedir al congreso del estado que se acelere la discusión y aprobación de una ley estatal en defensa del agua y el medio ambiente en el estado de Baja California Sur, la cual inexplicablemente, se ha venido posponiendo año con año y mientras las mineras ganan amparos, convencen funcionarios públicos, como fue el caso del cabildo de La Paz de la pasada administración y doblegan voluntades.

El riesgo es real, la amenaza crece y se consolida la ofensiva minera. Si nos descuidamos podemos despertar cualquier día, con la noticia de que las minas obtuvieron los permisos para comenzar a explotar nuestras tierras y entonces, yo no sé qué pasará con todo lo que se ha invertido aquí para desarrollar el turismo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo mas actual...