GLA

Suscripciones

GLA

PARTIDOS 2

CANDIDATOS_DEL_PAN_copy.jpg

¿What? ¿Los Cabos la ciudad más violenta del mundo?

armandoEl martes 6, de esta semana, casi se me caen los pantalones cuando leo que Los Cabos fue catalogadacomo la ciudad más violenta del mundo. Yo que vivo aquí, y que de una u otra forma me mantengo bien informado, inmediatamente pensé que alguien me estaba ocultando información. Se me vinieron a la mente escenas de ciudades de países envueltos en guerras, como Siria, Somalia, o Yemen

Cualquiera que lea esto mismo pensaría que en Los Cabos estamos viviendo en medio de una guerra civil, calificar a este destino turístico como la ciudad másviolentano solo de México, sino del mundo, es una desproporción monumental. A quién le debemos esta infame calificación es a una supuesta ONG, vinculada a grupos de extrema derecha, que ha estado envuelta en un sinfín de escándalos precisamente por hacer un manejo poco escrupuloso de datos e informes sobre seguridad; esta agrupación conocida como el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCSPJP)es dirigida por un abogado de nombre José Antonio Ortega Sánchez, quien tiene un largo historial de señalamientos y descalificaciones por organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y ha sido denunciado en incontables ocasiones por tratar de manipular políticamente los asuntos sobre seguridad pública.

Además de la poca credibilidad que tiene este Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, cometen un error metodológico básico, al hacer sus evaluaciones sobre la inseguridad. No pueden ponerse en el mismo orden a un país que está en medio de una guerra francay a otro que enfrenta una crisis provocada por el narcotráfico o la delincuencia común. Al revolver de forma premeditada los indicadores y los datos sin especificar claramente aspectos de entorno, causa y condiciones particulares se puede manipular a discreción y de forma sensacionalista estos datos con cualquier fin.  

Y no se trata de negar la situación de violencia provocada por la guerra entre carteles que hemos padecido recientemente en esta comunidad, sino de poner en su justa medida lo que ha estado pasando. No es lo mismo que el número de homicidios de una localidad sea producto, mayormente, por el enfrentamiento entre grupos armados rivales o contra las fuerzas del orden, a que toda la ciudad se etiquete como la más violenta a nivel mundial. Tenemos un problema grave de seguridad pública con el crimen organizado, el cual, dicho sea de paso, se ha reducido este año a su mínima expresión, como todos lo podemos constatar. También en materia de delitos del fuero común, ya lo hemos dicho en otras ocasiones, hay un incremento en estas actividades delictivas y hasta el momento las autoridades municipales y estatales no han podido tomar pleno control de la situación.Sí, hay avances en este sentido, pero hace falta una mayor interacción de la ciudadanía y las autoridades locales, para reducir estos indicadores.

Quienes vivimos aquí y que dependemos casi exclusivamente del turismo no podemos aplaudir y regocijarnos de que nos señalen de una forma tan subjetiva y frívola como se ha hecho. 

Entiendo que existe preocupación, temor e incertidumbre por lo que acabamos de pasar con los horrendos crímenes cometidos por los delincuentes que llegaron a apoderarse de nuestra tierra y nuestra tranquilidad, pero de eso a colaborar con una campaña que busca dañar nuestra imagen como destino, hay unenorme trecho. Cuando se clasificaa una ciudad de la forma que se ha hecho con Los Cabos, se genera la impresión de que toda la población está en situación de alto riesgo, incluso dentro de las llamadas zonas seguras, como ocurre con Sao Paulo, Brasil, donde los turistas son blancos específicos del crimen, lo que hasta hoy no ha estado ocurriendo en nuestra ciudad.

En materia de seguridad tenemos mucho por hacer entre todos y una de las primeras cosas importantes a llevar a cabo, es frenar en seco rumores e información que dañen a nuestro destino.

Yo los invito a promover nuestra ciudad a través de las redes sociales, por ejemplo, subiendo videos donde sus clientes están felices y seguros comiendo en los diferentes restaurantes, en los bares, caminando por las calles tranquilamente. 

Amiga, amigo, a ti te pregunto ¿tú que beneficio personal obtienes de unirte a esta campaña de desprestigio que sabrá Dios que fines persiga? 

Uno no debe hablar mal de su familia, ni del lugar que le da de comer. Si hay algo que reclamarle a la autoridad, hagámoslo de forma que no nos perjudique a nosotros mismos. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.