GLA

Suscripciones

GLA

PARTIDOS 2

¡Ratas, nos llenamos de ratas… ¡

Con la llegada de miles de nuevos habitantes que vienen en busca de oportunidades de trabajo y de vida, también una cantidad considerable de personas indeseables han estado arribando a estas paradisiacas tierras del trópico de cáncer.

Estos individuos entre los que hay una amplia gama de inadaptados sociales, delincuentes de todos tipos, enfermos mentales, adictos y otros personajes sin oficio ni beneficio, se están convirtiendo en un serio problema para nuestra empeñosa comunidad; afectan la imagen de nuestra ciudad, la seguridad y tranquilidad de los habitantes y significan una seria amenaza para nuestros visitantes y al juzgar por los resultados, las autoridades están siendo rebasadas en su capacidad de contener este fenómeno social.

Este incremento de la presencia de los más granado del lumpen proletariado en tierra cabeñas, esta disparando los indicadores delictivos en nuestro municipio. Dentro de los delitos que con mayor frecuencia se están reportando son; robo a casa habitación, robo a negocio, robo de vehículos, asaltos y lesiones y en ultimas fechas el asalto a mano armada perpetrado en el transporte urbano contra choferes y pasajeros.

Se ha vuelto práctica común de los pillos, operar en los estacionamientos de los centros comerciales, como es el caso de las tiendas Soriana, Mega y hasta en la recién inaugurada, Chedrahui Selecto, que abrió sus puertas en San José Del Cabo, donde cometen delitos que van desde el robo de pertenencias dejadas por los clientes en sus automóviles hasta el robo de estos mismos. En este caso la actitud de los responsables de estas negociaciones es reprobable, pues además de no ofrecer seguridad a su clientela, se lavan las manos cínicamente argumentando que no es su responsabilidad lo que ocurre en el estacionamiento. Por su parte, la autoridad, brilla por su ausencia y como ya es su costumbre se desentiende del asunto dejando a la población a merced de estos atracadores que proliferan alegremente ante la ausencia de los encargados de hacer respetar la ley.

Otro aspecto de este mismo problema consiste en la invasión de casas abandonadas, por parte de malvivientes, tenemos un ejemplo muy representativo en la colonia Miramar de Cabo San Lucas, donde una gran cantidad de estas viviendas se han convertido en nidos de ratas desde donde sus ocupantes cometen todo tipo de delitos contra los vecinos. El problema se agrava porque ahí mismo hay unos edificios de departamentos, que hace mucho tiempo fueron declarados inhabitables por parte de Protección Civil Municipal al fallar la cimentación; al desocuparse este inmueble fue invadido por todo tipo de indeseables y actualmente se ha convertido en un centro de reunión de adictos donde se vende abiertamente y a plena luz del día droga. En ese lugar se protagonizan, fiestas escandalosas que duran hasta el día siguiente, riñas, agresiones contra los transeúntes y es un espacio totalmente en poder de la delincuencia. Han acudido en incontables ocasiones elementos de la policía y hasta la marina sin ningún resultado hasta el momento. Los vecinos ya no hallan la puerta con esta situación, tienen a los asaltantes, ladrones y adictos viviendo dentro de la misma colonia y  la “tienda” para comprar la droga que necesitan.

Y una vez más nos encontramos con la falta de autoridad.

Nos da un enorme gusto que la lucha contra la delincuencia de alto impacto en nuestro estado este dando resultados, ahora debemos enfocarnos en el combate a la delincuencia común. Urge que la autoridad municipal disponga de recursos y estrategias para controlar esta situación. Esta tarea le compete totalmente.

¿El presidente municipal Arturo de la Rosa se quiere reelegir? Aquí hay una buena oportunidad para demostrar que tiene capacidad y voluntad de resolver este problema, él vive junto a la colonia Miramar.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.