25°C

Los Cabos

Sunny

Humidity: 52%

Wind: 17.70 km/h

Suscripciones

25°C

Los Cabos

Sunny

Humidity: 52%

Wind: 17.70 km/h

Ultimo Minuto:

La calavera garbancera de Los Cabos, Armando Sáncez S.

armandoSerá porque nuestra ciudad es relativamente joven que todavía no aprendemos a andar muy bien que digamos, nos parecemos a esos adolescentes que crecen muy rápido  y no tienen mucho control sobre sus movimientos y su andar luce torpe y atropellado. Exactamente así nos vemos nosotros, hemos crecido tan rápido que en ocasiones no tenemos muy claro quienes queremos ser como comunidad.

Al ver esta falta de definición  social me acordé de José Guadalupe Posadas y su calavera garbancera, personaje creado por el maestro grabador y que representaba a los indígenas que dedicados a la venta del garbanzo, lograban cierta posición económica superior y renegaban de su raza, sus tradiciones y sus orígenes y trataban de imitar a las clases pudientes que seguían las modas y costumbres europeas, Posadas los ridiculizaba con su caricatura de una calaca que andaba encuerada, en puros huesos, pero  ataviada con un sombrero francés de plumas. Es la misma calavera que hoy conocemos como La Catrina gracias al Pintor Diego Rivera, que la viste y la engalana con exquisitas prendas de vestir y la que se ha incorporado al folclore y la tradición de día de muertos.

Hace algunos años un turista italiano me hizo una observación muy particular. Cuando le pregunté que le había parecido nuestro destino turístico me contestó - Esperaba algo mejor, parecen una colonia americana, pero más sucia y desorganizada- ¿y cómo que esperabas? Lo cuestioné,- Pues que fueran más mexicanos, me dijo simplemente.

Y ahora que han pasado los años, pienso que ese italiano tenía mucha razón.

Cuando se viaja por las diferentes ciudades de nuestro país, uno se encuentra con la tradición, la cultura, la historia, la gastronomía y las raíces muchas veces milenarias de las comunidades.

¿Pero qué hay con Los Cabos, es que acaso estamos desprovistos de cultura, tradiciones y raíces ancestrales? Nada más lejos de la realidad. Esta tierra tiene una gran historia, sus primeros habitantes nos legaron uno de los más valiosos tesoros artísticos, cientos de pinturas rupestres que causan asombro a nivel internacional pero que aquí mayormente están abandonadas, ignoradas y desprotegidas, no se hace nada serio para explotar ese atractivo turístico, ni siquiera contamos con un museo que sea digno de llamarse así y lo mismo pasa con la historia de las civilizaciones que poblaban el sur de la península cuando llegaron los europeos y la misma suerte corre todo lo relacionado con las misiones y su enorme significado en nuestro pasado como comunidad.

El desprecio que se tiene  por todo lo que representa la historia y la cultura regionales,  en nuestro destino es impresionante.

La explosión turística es un fenómeno reciente, pero lo que pasaba en estas tierras hace 100 o 10 000 años reviste una gran importancia en términos de identidad cultural, de arraigo y de la forma en que podemos todos, los nacidos aquí y los llegados de lejos crear ese tejido social que le imprime su sello particular a cada localidad.

El poner excesivo interés en el turismo de sol y playa y dejar de lado al resto de la ciudad, conlleva a que solo haya preocupación por atender una parte de los atractivos de este destino. Podemos ser más que eso.

Cancún y la Rivera Maya, ofrecen un amplio abanico de opciones culturales y de atractivos para que los visitantes se sumerjan en toda la riqueza de la cultura mexicana, nuestras tradiciones y gastronomía.

Es hora de que dejemos de parecer colonia americana y que impulsemos nuestra cultura y rescatemos todo nuestro legado histórico, que es único, original y maravilloso. Adoptar costumbres y celebraciones como el Dia de acción de Gracias o Halloween, entre otras, debe ser una actividad, menor, secundaria. En vez de eso tenemos que darle brillo y esplendor a lo nuestro, por ejemplo, en Navidad, recuperar la tradición de las posadas, los nacimientos, las comidas típicas de la temporada, lo mismo, para la Semana Santa y tantas celebraciones que nos harán más atractivos a los ojos de nuestros visitantes.

Debemos dejar de parecernos a la calavera garbancera, que reniega de su pasado y pretende adoptar costumbres extranjeras, haciendo además el ridículo.

ASS

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.