25°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 52%

Wind: 11.27 km/h

Suscripciones

25°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 52%

Wind: 11.27 km/h

Ultimo Minuto:

35 000 cancelaciones, 329 ejecutados y una marcha por la paz

armandoLas ejecuciones entre presuntos narcotraficantes, las balaceras y persecuciones suceden a toda hora del día o de la noche y en cualquier lugar y parece que nadie puede evitarlo.

La ola de violencia y delincuencia, principalmente en las ciudades de La Paz y Los Cabos, lejos de amainar se recrudece, las corporaciones policiacas estatales y municipales están en crisis y  las fuerzas federales no alcanzan para contener al crimen.

Esto ya nos ha causado la cancelación de 35,000 reservaciones de hotel para esta temporada y la que sigue y el número amenaza con incrementarse en las próximas semanas.

El  argumento de parte del gobierno, de que ésta guerra es entre carteles y no atenta directamente contra la población civil, está siendo cuestionado fuertemente en las redes sociales;  los familiares  de aquellos que perdieron la vida porque los "confundieron", se duelen de que se está asesinando deliberadamente a ciudadanos que no tienen nada que ver con el narcotráfico, como una forma, dicen, de mandar un mensaje o presionar al gobierno. El asesinato a sangre fría de dos trabajadores de la Secretaria de Salud, en la glorieta Fonatur, en San José del Cabo, el día 11 de octubre así parece confirmarlo. 

Platicando con amigos de la comunidad josefina, me hacían énfasis en que son muchos los que han sido asesinados y a los cuales se les ha querido involucrar en actividades de narcotráfico, cuando es del  dominio público que eran gente de bien y ajenos totalmente a actividades delictivas.

La semana pasada de forma privada a través de Whats App, le preguntaba a amigos y conocidos, si la marcha que se estaba organizando por la paz, en San José del Cabo, serviría para detener esta espiral de violencia o por el contrario, terminaría de reforzar la campaña de alertas de viaje del Departamento de Estado americano y se podrían provocar más cancelaciones a nuestro destino turístico. Una amiga cercana y muy querida que ha perdido recientemente a un familiar que fue asesinado por sicarios que lo "confundieron", me dijo:

- Esta marcha, no se trata de dinero, no es un asunto de cancelaciones, se trata de poder gritar y sacar todo el dolor, la impotencia y el coraje que tenemos las familias, al ver cómo nos matan a nuestra gente y aparte la autoridad no aclara que nuestros familiares eran inocentes, dejan a la sociedad con la duda de si andarían en malos pasos y somos señalados  y quedamos en esa niebla de sospecha, porque al gobierno le conviene seguir diciendo que es un asunto entre criminales. Es una marcha para gritar que estamos hartos de tanta violencia-

Este sentimiento ahogado, todo este dolor y frustración fue lo que dio origen a esa manifestación, un sentimiento compartido por toda la población.

El panorama es incierto, estamos a merced de la delincuencia organizada y común, todas las estrategias de lucha contra los carteles han sido un estruendoso fracaso y siguen reinando la complicidad, la corrupción y la simulación. Ante este escenario, caótico y desmoralizador, solo nos resta como sociedad, exigir y   demandar  a quienes sí pueden luchar contra el crimen, que cumplan con su deber, antes de que nos empiecen a cancelar también el arribo de cruceros, como le ocurrió a Mazatlán y a Acapulco.

Debemos redoblar nuestra presión a las autoridades para que pongan orden, restablezcan la paz  y la seguridad en nuestras  calles, casas y negocios.

No podemos renunciar a seguir promoviendo nuestro destino turístico.

Yo sé que resulta complicado hablar bien de nuestra ciudad, con todo lo que está pasando, pero contribuir a hablar mal de ella es peor, "la ropa sucia se lava en casa".

No podemos unirnos a la campaña de desprestigio contra México. Tengo la plena convicción de que esta pesadilla tarde o tempano tendrá que terminar, la oscuridad que nos envuelve hoy no puede ser eterna.

Transformemos el dolor, el miedo y la rabia en acciones cotidianas para mostrarnos fuertes, unidos y decididos para que siga  siendo atractivo para nuestros visitantes este lugar.

Vivimos del turismo, dependemos 100% de él, hagamos hasta lo imposible por conservarlo.

ASS