25°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 72%

Wind: 28.97 km/h

Suscripciones

25°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 72%

Wind: 28.97 km/h

Ultimo Minuto:

Nos estamos llenando de delincuentes ¿y la autoridad, Apá?

armandoLa realidad siempre tiene dos puntos de vista, la verdadera y la de los políticos.

Después de escuchar a nuestros queridos y eficientes gobernantes hablar de los temas de inseguridad en nuestra localidad, cuando menos al gobernador, Carlos Mendoza Davis y al presidente municipal de Los Cabos, Arturo de La Rosa Escalante, me voy a dormir tranquilo, sabiendo que la integridad de mi familia y mis escasos bienes están en buenas manos. Es muy reconfortante oírles decir a los funcionarios que las cosas no están tan mal, claro, comparado con lo que ocurre en  Tamaulipas o Guerrero, donde la delincuencia de plano si es un grave problema, porque aquí, no tenemos mayores complicaciones, la prueba está, mire usted, amable lector, lectora, de que no hemos tenido ni una sola cancelación de reservaciones de turistas, como lo manifestó alegremente la diputada local, Eda Palacios, en días pasados. No seamos amarillistas.

Es un alivio ver la diligencia con la que se están enfrentando estos asuntos de la seguridad pública en todo el territorio sudcaliforniano, solo hace falta que el gobierno estatal, le exija, a la organización “Semáforo Delictivo” que le haga el favor de borrarnos de la lista, donde nuestro estado ocupa el tercer lugar en la comisión  de delitos, solo después de Aguascalientes y Baja California, porque de acuerdo con el reporte de mayo de 2017, de esta institución, ocupamos las siguientes posiciones a nivel nacional:

Segundo en lugar en homicidios. 

Primer lugar en extorsiones.

Séptimo lugar en robo de automóvil.

Primer lugar en robo de casa habitación.

Octavo lugar en lesiones dolosas.

Segundo lugar en violaciones. 

Hablando del tema de la seguridad pública debemos entender que este fenómeno tiene dos vertientes principales, una es la relacionada con la guerra entre carteles por el control del negocio de las drogas y que básicamente su manejo y combate, compete fundamentalmente al gobierno federal; el otro es el de los delitos del fuero común, los que enfrentar recae total y absolutamente en las autoridades locales, el gobierno del estado y municipal. Y aquí es donde no les salen las cuentas ni al gober ni al presidente municipal cabeño. 

Recientemente en relación a este tema y como prueba de la gran preocupación de nuestros tlatoanis sagrados, hemos recibido una abundante descarga de discursos, pronunciamientos enérgicos y declaraciones de prensa en todos los medios, de que ahora sí, van en serio a combatir el clima de inseguridad  galopante que nos agobia y ya se han girado órdenes para ir de aquí para allá y de poner esto en lugar de aquello, porque nadie puede estar por encima de la ley, además de que se ha invertido en patrullas nuevas, que seguramente serán tripuladas por policías reprobados en los exámenes de control  y confianza así como costosísimas cámaras de seguridad que ya veremos cuanto les duran, porque continuamente terminan arruinadas por falta de mantenimiento, ¿o será de interés?  esto sin contar con que en el 911, no se contestan las llamadas de emergencia por falta de personal. Así las cosas, según De La Rosa contamos  con 547 elementos policiacos cuando deberíamos tener alrededor de 800, porque nadie quiere ser policía en Los Cabos, por eso van a ir a buscar a estos elementos fuera del municipio o incluso del estado, los que seguramente al mes de ser traídos a tierras cabeñas, renunciarán al ver que les va mejor trabajando  de cualquier cosa menos que de policías. ¿No habrán pensado nuestros genios gobernantes que sería mejor igualar o superar los salarios de los policías para que sea más atractivo laborar en el servicio público en vez de irse a trabajar a la iniciativa privada?

De lo que no se ha dicho ni media palabra es de la oprobiosa corrupción e ineptitud mayúscula de los ministerios públicos, denunciar cualquier delito, es además de inútil, una tarea indignante para cualquier ciudadano, los patanes adscritos a esas áreas, estarían mejor empleados sacando borrachos rijosos de algún bar de mala muerte, lo digo por sus finos modales.  

Ya veremos cuanto nos dura la jauja turística con esta avalancha de delincuentes apoderándose de Los Cabos. 

Ya ha iniciado la cuenta regresiva.

A.S

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.