25°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 72%

Wind: 28.97 km/h

Suscripciones

25°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 72%

Wind: 28.97 km/h

Ultimo Minuto:

¡Deténganlos, quieren matar a la gallina de los huevos de oro!

armando Nuestra hermosa ciudad, navega como un enorme y elegante navío con todas sus velas desplegadas al  suave viento bajo el cielo azul, surcando alegremente las olas calmas del Mar de Cortez.  Sobre la cubierta de este imaginario velero, en amena conversación vemos a los pasajeros degustando de exquisitas viandas y selectísimos licores, todo es alegría, buen gusto y refinados modales, nada está fuera de lugar, el lujo y la elegancia son los amos del lugar.

Pero además de los  distinguidos pasajeros, están los miembros de la tripulación, los meseros, camaristas, maquinistas y todo el personal que hace posible que la embarcación avance con gracia y perfección día a día año con año. Esta tripulación no sabe del glamour, ni de la buena vida, es algo ajeno a ellos.

En el mismo barco coexisten dos mundos distintos y extraños que gravitan en el mismo espacio, que se necesitan uno al otro y que solo pueden existir a condición de su dependencia recíproca.

Así es nuestro destino turístico, son los extremos que se tocan para dar vida a este lugar, la riqueza y la abundancia en la zona turística, la pobreza y la escasez en la periferia.

Años de corrupción gubernamental y avaricia empresarial han dado forma a la ciudad que hoy tenemos. En el reparto de las culpas nadie sale bien librado, pero las cosas son lo que son y hoy estamos viendo que para que este lugar siga siendo tan exitoso en términos económicos, todos, tenemos que cambiar nuestra forma de ver y entender el negocio turístico, la ciudad crece y se vuelve compleja, por lo tanto tenemos que ser más creativos, más audaces, romper paradigmas y esquemas obsoletos que fueron funcionales hace diez o veinte años y que hoy no alcanzan para enfrentar los desafíos de este siglo que recién comienza.

Si no queremos ver a los vendedores ambulantes en las playas hostigando a los turistas en la playa, debemos crear atractivos turísticos dentro de la ciudad, allá en las colonias, donde esos vendedores y sus familias reciban también los beneficios de la derrama económica; mercados de artesanías, de comida típica, talleres de arte y otros sitios de interés distintos a los que ofrecemos como sol y playa. Requerimos de un turismo integrador, no excluyente, un turismo que se diversifique y se pueda extender al resto de la ciudad. Pero estamos fallando en el modelo turístico que promovemos, queremos a los visitantes atados con grillete y cadena al camastro de playa dentro del hotel sin opción a interactuar con el resto de la población y eso es un tremendo error, a largo plazo, de continuar las cosas así, va a acabar con este lugar. Porque la desigualdad crecerá de tal forma que la masa empobrecida y desatendida que habita en la periferia encontrará la forma de subsistir, creará su propia economía, en buena parte sustentada en el delito, moldeará su cultura, se hará de una identidad propia, formará guetos y zonas de control donde no podrán entrar ni la policía ni el ejército y al desconocer a la autoridad formal, aprenderán a gobernarse por sí solos.

Esto no es un pronóstico apocalíptico del fin del mundo, esa es la realidad que vive y sufren muchas comunidades en Acapulco, eso es lo que vivieron en Medellín Colombia, y padecen en Sao Paolo, Brasil.

La enorme diferencia de esos lugares con nuestra tierra, es que ellos tienen muchas formas de que vivir, nosotros solo tenemos al turismo.

No es posible concentrar tanta riqueza y tanta pobreza sin que eventualmente entren en choque y provoquen un caos que dañe al turismo.

Y no hablamos de quitarles a los ricos para darles a los pobres, hablamos de buen manejo de los recursos públicos para invertir en infraestructura social, en vivienda, hablamos de inversión pública y privada en guarderías, centros comunitarios, escuelas de artes y oficios, hablamos de que se promuevan extensivamente huertos familiares, criaderos comunitarios de pollo y huevo orgánico para  auto consumo. Requerimos adiestrar a nuestros jóvenes que abandonan la escuela para que puedan ser buenos técnicos, mecánicos, herreros, electricistas y se conviertan en emprendedores en lugar de terminar de pandilleros y vendedores de drogas y objetos robados.

No podemos seguir pensando que a esta gallina de los huevos de oro solo hay que sacarle provecho sin darle agua, comida, calidad de vida y educación.

Ya la estamos matando.

ASS

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.