24°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 75%

Wind: 11.27 km/h

Suscripciones

24°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 75%

Wind: 11.27 km/h

Ultimo Minuto:

Prófugos

armando  La vida del prófugo es sin duda bastante ingrata, la constante sensación de ser descubierto en cualquier momento, le quita horas de sueño a cualquiera, porque además el sentimiento de persecución viene aderezado por el de la incertidumbre. 

  El que huye no sabe si su final será la cárcel o la tumba. Cuando hay una jauría  cazando a un fugitivo, todo puede pasar.  Hemos visto escenas de prófugos celebres cuyo destino fue sin duda tan trágico como su fama, tal fue el caso del narcotraficante, Pablo Escobar Gaviria, de Colombia, muerto a tiros en 1999, y de los dictadores Muamar el Gadafi, de Libia, ejecutado por milicianos rebeldes  mientras trataba de huir, en 2011, Sadam Husein de Irak, a quien se sentenció a morir en la horca en 2006 y Benito Mussolini, en  la Italia de la segunda Guerra Mundial, muriendo fusilado en 1945 y  no podemos dejar pasar a otro personaje muy conocido por todos nosotros, Osama Bin Laden, muerto en 2011 por un comando de fuerzas especiales de los Estados Unidos.

  Al final todos ellos terminaron muertos, después de una angustiosa persecución.  Guardadas todas las proporciones, estos hombres, compartieron algunas cosas en común; fueron hombres muy poderosos, famosos, causaron grandes desgracias y acabaron con muchas vidas, pero hay algo que los vincula todavía más, fueron excepcionalmente malvados y sanguinarios. Su egoísmo y falta de misericordia los llevó, sin duda a encontrarse con este final. También, todos tuvieron que huir para salvar sus vidas, pero tengo la vaga impresión de  que en esto no tuvieron mucho éxito, a juzgar por los resultados.

  Y hablando de prófugos, en días pasados la policía italiana, dio con el paradero de Tomas Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas, quien ya fue detenido y que estaba prófugo desde 2012, lo mismo que Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, quien cayó en manos de la ley apenas este sábado 15 de abril, en Guatemala. Ambos políticos, están acusados de un sinfín de delitos que incluyen, fraude, asociación delictuosa, despojo, lavado de dinero, peculado, narcotráfico y una muy linda lista de otras pillerías y desvergüenzas y durante sus gobiernos cientos de personas perdieron la vida de forma violenta o están desaparecidas. A este par de bribones, habría que sumar a los otros dos ex gobernadores; Cesar Duarte, quien gobernó el estado de Chihuahua y de quien se sospecha que está escondido en algún lugar de los Estados Unidos y Roberto Borge ex gobernador de Quintana Roo, quien fue arrestado en diciembre del año pasado. 

  Pero la galería de políticos rufianes prófugos incluye además a muchos de sus cómplices y funcionarios que ocuparon importantes puestos administrativos en sus respectivos estados, así como prestanombres y familiares quienes andan a salto de mata queriendo evadir las órdenes de aprehensión que los siguen como lobos a su presa.

  Aquellos que están huyendo de su destino, llevan en si la penitencia de su pecado, algunos huyen por días o meses, otros por años, pero sin importar el tiempo, la angustia, el temor y la sospecha, los acompañan día y noche. 

  Quienes logran mantenerse libres por más tiempo, en algún momento comenzarán a sentirse cómodos y eventualmente terminarán bajando la guardia y  cometerán errores, otros serán victimas de sus viejos hábitos y acostumbrados a las comodidades, los lujos y la buena vida, serán víctimas de estos patrones de conducta, como al parecer les acaba de acontecer a Tomas Yarrington y Javier Duarte, el primero radicado con nombre falso en Florencia, Italia y el segundo, seguramente usando identificación falsa también, alojado en un hotel de lujo en Guatemala.  Ambos están ya bien guardados en espera de sus respectivas ordenes de extradición. 

  Tal vez pensemos que la mejor parte de estas tristes historias, es que en algún momento algunos de los que han causado tanto a mal a otros, recibirán su castigo y la sociedad sentirá que por fin  se ha hecho justicia a los agraviados, lo cual es sin duda una simple quimera, pues el daño hecho, las vidas cegadas, los sueños truncados nunca habrán de recuperarse, sin importar que los malandrines pasen su vida entera encerrados o hayan pagado con su vida por sus faltas.

  Ahora estamos viendo que políticos señalados entre los más corruptos del país, se han dado a la fuga, al ser descubiertos sus delitos y seguramente cuando sean aprehendidos, no podrán librarse de ser huéspedes, esperemos que por largo tiempo, de algún penal. 

  Ojala que muchos otros tengan la misma suerte y que por fin, dejemos de estar gobernados por hampones de cuello blanco que pueden robar, desfalcar y defraudar y todavía ser premiados y reconocidos como finísimas personas.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.