GLA
Suscripciones
GLA

¿Qué tal si, sí?

¿Que tal si, si?

Cada vez se acercan más las elecciones y sin duda, vemos como nunca antes, que las opciones se tornan más reducidas y más cuando vemos que los trapitos percudidos de unos y otros comienzan no solo a mostrarse, sino también a oler…o más bien a apestar.

¿A quién creerle?  Lo que ya nadie duda es que todos dudamos. Y es que entre más leemos, más escuchamos, parece que la confusión de a dónde vamos con éste o aquel candidato se hace más grande.

Por un lado vemos a un José Antonio Meade con un semblante afable, sencillo y de tono conciliador que te inspira confianza al verlo y escucharlo, sin embargo enfocas un poco hacia el aparato que lo rodea y como por arte de magia el aroma se descompone de inmediato. Observas a un arrogante y prepotente Enrique Ochoa con sus bravuconadas y discurso de grandielocuencia que de plano te espanta (ya como Director de la CFE aquí en Los Cabos mostraba esa arrogancia de caricatura de emperador romano que de plano uno decía, ´bueno pues éste ¿quién se cree?´).  El caso es que seguramente Meade para sus adentros ha de decirse ´no me ayudes compadre´.  Y si seguimos revisando su séquito, no nos la acabamos con los personajes que lo rodean:  Manlio Fabio, Gamboa Patrón, Chong y esos líderes que no dejan de marcar ese tufo inevitable de corrupción como Carlos Romero Deschamps (que ahí sigue impune e intocable como líder de los petroleros), la personificación más excata de la corrupción en su máxima expresión.  Multimillonario e intocable soldado del PRI.  Y como él…¿cuántos más? Si empezáramos a nombrar los exgobernadores y otros funcionarios priistas del estilacho, no me alcanzaría el espacio para evidenciar la podredumbre que es imposible de tapar, por más retórica que sus mejores hombres estén utilizando para que se nos olviden todas esas marrullerías que han acabado con credibilidad en la imagen del partido ante la gran mayoría de los mexicanos que nos consideramos decentes.

Y sí, no hay duda que hay o debe haber algunos buenos políticos y dirigentes priistas, aunque muy, pero muy contados y escondidos, porque si éstos no se alinean….pues quedan fuera. Y qué decir del blanquiazul. De pronto se erigieron como una buena opción cuando Fox, pero ya todos conocimos de sus deslices y metidas de pata. 

Le siguió Calderón con su estrepitosa fallida guerra contra el narco y su mal tino en escoger a sus colaboradores como aquel nefasto Genaro García Luna que tanta podredumbre dejó a su paso por no hablar de otros más.  Y ahora ¿qué tenemos? Un sobresaliente Golden Boy que no logra sacudirse los ataques de los dinosaurios que han arremetido contra su tan cuestionada y frágil imagen de intachable supuesta honestidad al tratar de  comprobar su patrimonio. El caso es que serán peras o manzanas pero los recientes golpes sobre la supuesta triangulación de la adquisición y venta de su terreno y bodega industrial le ha dejado mella a tal grado que, este domingo, hasta el Financial Times asegura que su campaña se desplomó. Por lo pronto Anaya ya se plantó ante la PGR para retarla a que compruebe los supuestos delitos que pudiese haber cometido. Hasta un elocuente video que ya está en redes, vehementemente asegura su inocencia.

De que no se deja el chaparrito y joven brillante burgués,  no se deja.

El caso es que ahí está la guerra de lodo por no decir otro tipo de porquería que seguiremos viendo de unos contra otros.

Y qué decir de AMLO, o ahora conocido como AMLOVER, por su repentino regreso al discurso de la República Amorosa.  Discurso en el que, aprovechando su indiscutible ventaja sobre sus relativamente lejanos competidores (más de 10 puntos sobre sus rivales Anaya y Meade) ahora se jacta hasta de hablar como profeta bíblico, refiriéndose a Jesús y a la creación de una Constitución Moral donde el perdón y el amor es lo suyo, hasta a los más contumaces personajes carentes de credibilidad como el famoso pillo-junior líder de mineros Napoleón Gómez Urrutia “Napito” o Germán Martínez, siniestro ex dirigente del PAN y otros especímenes más de la fauna de MORENA (así sean expriistas o expanistas, ni importa) nos manda la señal de que si gana habrá que tragar camote con estos “mártires” de la injusticia, que a pesar de alguna vez lo odiaron, ahora AMLO se les entrega porque es todo amor y magnanimidad.

El caso es que…qué tal si, sí.  ¿Tendríamos realmente un cambio en la ética y en la honestidad en gobernar?  Realmente podremos creer todo eso que dice a pesar de sus desplantes viscerales contra la “Mafia del poder”?  Y en turismo, que es la parte que en Los Cabos y el resto de BCS nos interesa ¿habrá visión de negocio y de futuro? 

Y que tal si, sí.  Mejor habría que plantearse el escenario en el tema turismo. Por lo menos en esta zona del país.

Habría que invitar a Miguel Torruco Márquez  a BCS. No sería mala idea ya que  quien fuera Secretario de Turismo de la Ciudad de México y a quien tuvieron atado de manos durante su gestión, ahora fue anunciado como el próximo Secretario de Turismo si AMLO llega a enfundarse la, ahora sí, banda tricolor en su pecho.

Nunca estará por demás acercarse a quien podría llevar las riendas del turismo en los próximos seis años, porque…qué tal si sí….

Cuídese

AF 

Lo mas actual...