24°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 75%

Wind: 11.27 km/h

Suscripciones

24°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 75%

Wind: 11.27 km/h

Ultimo Minuto:

Los Cabos de la Mancha

ed figaredoExpresiones de Armando Figaredo
La prisa, la aparente “oportunidad” y sobre todo la comodidad de no invertir tiempo en investigar, estudiar o urgar en antecedentes para publicar cualquier cosa, ya sea por ignorancia, ingenuidad, vanidad, intencionalidad o mala leche convierte a muchos de estos comunicadores en los creadores de las famosas Fake News que son el cerillo encendido para prender la gasolina que representan las redes sociales y que no pocas veces causan mucho daño.

Todo puede empezar desde el Facebook, Twitter, Messenger, What´sApp Blogs, etc., y de ahí a periódicos, revistas y cualquier otro tipo de publicación escrita o electrónica o viceversa, dizque para tener contenidos que ofrecer y así obtener los a veces detestables “likes”  y lograr una supuesta notoriedad o transformarse en los tan ahora buscados influencers.

Lo anterior se ha convertido en el pan de todos los días y quizá hasta en un deporte nacional e internacional por excelencia, porque ahora encontrarse con alguna de estas ocurrencias ya resulta hasta divertido y de reconocimiento creativo. Por lo que la cautela no debe abandonarse.

Y es que, hablando de Los Cabos, hace unos días al parecer un periódico de distribución estatal se le ocurrió publicar una foto aérea de una enorme mancha de color rojiza sobre el mar y que se pretendió atribuir a un reporte de que en la zona del Pacífico frente a la costa entre Cabo San Lucas y Migriño (antes de Todos Santos) una embarcación (se dijo que posiblemente era uno de estos megacruceros turísticos) había dejado una estela de inmundicias calificadas como desechos fecales, lo que de inmediato generó una gran indignación pues la nota se acompañaba de la fotografía referida que correspondía a una marea roja que en realidad había sido tomada a finales de junio y en la zona de Punta Prieta, Mulegé, situada a cientos de kilómetros al norte de donde se había reportado la mancha y que fue adoptada por diversos medios que, sin investigar el origen y veracidad de dicha imagen, se les hizo fácil difundir que Los Cabos tenía muy cerca de sus costas una gigantesca capa de más de 80 kilómetros de excrementos que amenazaba llegar a sus playas.

Cosa nada más alejada de la verdad. De inmediato se extendió en las redes la fake news provocando, hasta en el extranjero y en muchos posibles visitantes, una mueca de haber comido huevo podrido que de inmediato les habrá hecho dudar de vacacionar en Los Cabos, ahora si que…”por si las moscas”,

Inevitable mencionar la falta de capacidad de autoridades de salud y ambientales federales, estatales y hasta municipales, para reaccionar de inmediato ante esta falsa imagen negativa de los mares que nos rodean.

Es evidente que los planes de contingencia y en especial los que deberían estar diseñados para dar una respuesta inmediata a casos como éste, no estuvieron a la mano o no se aplicaron, si es que éstos existían.

Lo cierto es que si al funcionario que le corresponda salir a la luz pública para informar oportunamente lo que tenga que informar, no lo hace, las consecuencias suelen ser muy negativas causando daños con repercusiones que tardan en enmendarse.

Seguramente que a partir de este suceso habrá cambios en la oficialidad para que no se vuelvan a crear vacíos de información como ocurrió con la tardía respuesta de la Secretaría Estatal de Salud, de la Comisión Estatal para la Protección contra los Riesgos Sanitarios (COEPRIS) así como de la PROFEPA (Procuraduría de Protección al Medio Ambiente), que dejaron pasar al menos tres días sin ofrecer explicaciones claras de lo que estaba ocurriendo, como ya ha pasado en otros casos similares.

Es indispensable que se creen o se apliquen, si ya están creados, manuales y protocolos de manejo de crisis y control de daños. Lamentablemente en el caso de la mancha de coleiformes que luego ya no fue mancha y que al parecer tampoco existió, o al menos de la magnitud que se dijo, las imágenes y textos que inundaron las redes y algunos otros medios, provocaron una infundada alerta de no visitar Los Cabos por lo menos hasta que alguien le jale al enorme water, inodoro, retrete o excusado en el que algún irresponsable convirtió injustamente sus playas.

Cuídese

AFC