24°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 75%

Wind: 11.27 km/h

Suscripciones

24°C

Los Cabos

Clear

Humidity: 75%

Wind: 11.27 km/h

Ultimo Minuto:

San José clama: ¡SOS!

ed figaredoExpresiones de Armando Figaredo

El pasado 13 de mayo en la Plaza Mijares de San José del Cabo, el gobernador, el presidente municipal así como varios funcionarios con la asistencia de un grupo de ciudadanos, anunciaron oficialmente el inicio de las obras de la tan manoseada Plaza Mijares del Centro Histórico de San José del Cabo, si tomamos en cuenta que esta es la cuarta o quinta remodelación en al menos 20 años.

Con una inversión de 32 millones de pesos por parte del Gobierno Estatal y coordinado por la Secretaría de Planeación Urbana y Transporte y la supervisión de la Secretaría de Turismo, ambas estatales, se espera que para noviembre (se dijo que en seis meses) quedará concluida (eso esperamos).

El caso es que si bien se dijo que este proyecto ya había sido socializado, la verdad es que no faltaron algunos de los 200 comerciantes que se estima estén establecidos en la zona, que nunca se les notificó del susodicho proyecto por lo que la primera pregunta que lanzaron al aire fue ¿y cómo vamos a subsistir sin ingresos por medio año? 

De inmediato no faltó quien recordó que en alguna administración pasada hubo compensaciones a los afectados por tres meses incluyendo pago de electricidad). Ahora, al parecer, son otros tiempos y circunstancias, ya que al menos, hasta el momento, no se ha oído decir  “esta voz es mía”, en ese sentido.

Lo cierto es que, muchos de los pesimistas que se dicen más bien realistas, será inminente un retraso porque a estas alturas y según sus cálculos de ingeniería hidráulica, ya debiera estar instalada la red de tubería para el saneamiento. En este momento solo se alcanza a ver una enorme y profunda zanja tras el largo perímetro de tablones que rodean los trabajos de excavación como si buscaran alguna reliquia o tesoro enterrados por los jesuitas de aquellos 1730´s. Además y acumulando otras razones, habría que tomar en cuenta que, al parecer, la constructora no corre prisa en terminar rápido debido a que, en el primer mes, las labores terminan a las 2 de la tarde de lunes a viernes lo que demerita su ritmo de velocidad con menos horas-hombre trabajables.

Por si fuera poco para los comerciantes del corazón de San José, ahora se da conocer por FONATUR, que cuenta con un recurso que supera los 70 millones de pesos provenientes del FONDEN (Fondo de Desastres Naturales) que se generaron después de aquel “Odile” de 2014, y que deberán ser aplicados a obras, no de restauración, sino de remodelación.

Así que esa es la razón de ver pavimentos levantados, máquinas excavadoras y removedoras de materiales a lo largo del boulevard Mijares hasta la zona hotelera y lo que es el tramo pasando por FONATUR  hacia la carretera.

En cuanto a saber bien a bien en qué consiste el proyecto y cuáles serán los beneficios y también las implicaciones en tiempos y accesos a residentes y comerciantes, la respuesta es, hasta el momento, un misterio pues el Delegado de FONATUR ha dicho que no es costumbre mostrar proyectos y dar explicaciones a los ciudadanos sobre cualquier obra federal. 

Lo cierto es que esta obra deberá ser muy necesaria e importante, simplemente hay que ver que el costo es más de dos veces del costo de la remodelación de la Plaza Mijares.  

Hasta aquí todo muy bien ya que todos coinciden que son obras justas y necesarias, el problema es que lo anterior también implica una serie afectaciones que por obvias razones, dueños de locales comerciales, arrendadores y usuarios directos e indirectos de la vida comercial de este centro económico, padecerán por un nada corto plazo.

Propietarios de locales que niegan, negocian o condonan rentas al ver lo que se viene, así como para los arrendadores que entraron en el proceso de inquietud e incertidumbre al preguntarse cuáles serán las reales repercusiones cuando los ingresos sigan cayendo drásticamente por tanto tiempo, presintiendo que no serán solo seis meses de dieta y abstinencia forzada, sino que las cosas pintan tan mal que podría sobrepasar la temporada alta sin concluirse.

No cabe duda que es aquí cuando se debe apelar al diálogo y muy en especial a la comunicación, a una buena comunicación que, por lo que se ve, ha estado fuera del ámbito de las discusiones.

La comunicación demanda información real y concisa para poder escuchar y luego analizar y después proponer,  pero siempre con las cartas sobre la mesa y sin máscaras que escondan negociaciones extramuros que beneficien solo a algunos.

Estaremos pendiente de las reuniones intensas que se tienen ya programadas entre autoridades de los tres niveles con los comerciantes y vecinos del palpitante y único pulmón de vida del Centro Histórico de San José para no hablar de que, además, ese pulmón tiene que respirar los fétidos aromas de la planta de tratamiento del estero que en el verano se acentúan.

Cuídese

AFC