El Cuarto Imperio


"La acumulación de todos los poderes -el legislativo, el ejecutivo y el judicial- en las mismas manos, ya sean un par, o unas cuantas, o muchas, ya sea por herencia, por designación propia o por la vía electiva, puede considerarse con justicia como la definición misma de la tiranía". Alexander Hamilton.  Padre fundador.  EUA. 

El concepto de “Imperio” viene de la voz latina “Imperium” que se traduce como dominio. Poder de mando.  Su concepción moderna surge en Roma, con Cayo Octavio Turino, (Gaius Octavius Turinus) hijo adoptivo de Julio César, conocido como Augusto, o César Augusto. Él fue el Primer emperador de Roma, tras cerca de cinco centenas de años de un Gobierno Republicano.  El poder pasó de las manos del Senado y de los Cónsules electos por este último, a las manos de una sola persona.  Un autócrata.   Un tipo que concentraba en sí, en sus manos, todo el poder.  El concepto prevalece más o menos hasta la fecha. 

Se nos ha dicho que en México existieron dos imperios. El primero, creado por el real autor de nuestra independencia (no el curita trasnochado que se puso a matar gachupines a lo tonto, y lo atraparon y mataron, por tonto, al poco tiempo), Don Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu, tenía la visión de que México necesitaba un mando único.  El estilo romano.  La solución era la creación de una dinastía.  Fue un imperio efímero.  Duró de 1822 a 1823.

La historia registra como un Segundo Imperio Mexicano el encabezado por Fernando Maximiliano José María de Habsburgo-Lorena, Maximiliano I, impuesto tras la intervención francesa.  También fue un Imperio de poca duración.  Como un dato curioso, Maximiliano I, emperador desde el 10 de abril de 1864 al 15 de mayo de 1867, “adoptó” a Agustín de Iturbide y Green, nieto del consumador de la Independencia y primer emperador mexicano, Agustín I.  Huelga decir que el chamaco nunca tomo posesión de su trono, sin embargo, hay partes del mundo donde se reconoce a sus herederos como titulares de la “corona” mexicana.

Creo que, en este recuento, se olvida al Imperio Azteca, en realidad el Primer Imperio Mexicano,  también llamado, “Triple alianza”,” Imperio Mexica” o “Imperio Tenochca”. Al mejor estilo de los estados balcánicos, los pueblos originarios del centro de México llevaban cientos de año peleando el uno con el otro.  Eso terminó cuando una alianza formada por Texcoco, Tlaxcoapan y Tenochtitlan derrotaron a Azcapotzalco, capital de los Tepanecas (tepanecatl), los otrora Chichimecas, y establecieron su dominio, su “imperium” en el centro de los que hoy es México.   A la llegada de los españoles, el señor de Tenochtitlan era el emperador de México. Gobernaba sobre un terreno muy extenso.  Sobre muchos pueblos. 

Enrique Krause bautizó el periodo postrevolucionario, como una “Presidencia Imperial”.  El matiz que yo agregaría es que, por la forma como se creo el PNR/PRI, había que repartir, para recibir.  Aún y cuando había, siempre la hubo, una figura central, nunca tuvo todo el poder.  Había un atisbo de contrapesos, dentro del propio partido.  Había cierto pudor.  

El poder, en las presidencias imperiales, era enorme, no hay duda de ello.  Fue a dentelladas que se fue haciendo mas pequeño.  En algún momento, tiros y troyanos, entendimos que había cuestiones técnicas, que deberían ser puestas en manos de técnicos.  Que había cosas que eran importantes más allá del sexto año.  Que había que tener continuidad.  Que había que tener confianza.  Se comenzó por crear un organismo autónomo para vigilar las elecciones.  No más caídas de sistema, al estilo de Bartlett.  Y resulta que funcionó y funciona.  También abordaron el tema de los Derechos Humanos, y crearon la comisión, que mal que bien, funcionaba.  Ya no. 

Desde la década de 1990, el Estado mexicano comenzó a experimentar la creación de órganos autónomos, con rango constitucional. En México se produjo un vertiginoso incremento de órganos autónomos. Así se creó l Instituto Federal Electoral en 1996 (hoy Instituto Nacional Electoral, INE) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en 1999. Órganos pioneros, que constituyen lo que podemos denominar la “primera generación” de órganos constitucionales autónomos en México.

Posteriormente se otorgó autonomía al Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica (INEGI), la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE), el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales y la Fiscalía General de la República, estos dos últimos en 2014.

En resumen: Se han creado muchos organismos autónomos que nos permiten saber cosas que antes nos eran negadas.  Que nos permiten confiar en decisiones, tomadas por razones técnicas y no políticas.  Son pequeños lujos, pero creo que los valemos. (Tipo Imédia, de L’Oreal).

Así las cosas, ahora resulta que la autodenominada “Cuarta Transformación” pretende echar para atrás 30 años de logros ciudadanos, para desaparecer órganos autónomos, ajenos al emperador, al “imperator”, para regresar poder y facultades a nuestro supremo líder, con la excusa de ahorrar dinero.

AMLO (MR) es un producto del PRI, tipo Luis Echeverría.  No entiende cómo gobernar con límites, o de hecho no entiende cómo gobernar, con o sin ellos.  No es que quiera regresar el México de los 70’s.  Quiere regresar al México de 1521.  Quiere que la “Cuarta Transformación” sea el Cuarto Imperio Mexicano, y que él, que sabe lo que nos conviene, sea el líder supremo.  

¿Lo vamos a dejar?  

 

 

Gustavo A. Echeveste







LO MÁS RECIENTE


El doctor Félix Porras, médico del Aeropuerto Internacional de Los Cabos dijo en entrevista para Los Cabos a la Carta que el esquema de vacunación debe ser respetado, pues "esto no es cuestión de un juego político". "¿Hay o no hay un c…Leer más


Durante el confinamiento sanitario a causa de la pandemia de COVID 19, el Centro de Atención Múltiple (CAM) Laboral No. 13 de la Secretaría de Educación Pública de Baja California Sur, atiende en la modalidad a distancia una matrícula…Leer más



El Doctor Heriberto Soto Haro, Director de Servicios de Salud en BCS dio en entrevista para Los Cabos a la Carta que Llegaron 4875 dósis de la vacuna de Pfizer para el sector salud a Baja California Sur, mismas que ya fueron aplicadas. El director de servicios para la…Leer más



Comunicabos S.C, con domicilio en Márquez de León s/n casi esq. ampliación Zaragoza, Col. 5 de Febrero, San José del Cabo, BCS, México
utilizará sus datos personales recabados para el envío exclusivamente de nuestros boletines electrónicos. Para mayor información
acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad integral a través de Aviso de Privacidad.

Todos Los Derechos Reservados Comunicabos 2018 - Creación y Mantenimiento de Sitio Web por Acadep