La desconfianza sigue creciendo


Entramos ya al colofón de este 2020 y, al parecer, las cosas  no solo no han mejorado sino se han puesto peor.

Y no es que uno trate de ser pesimista (condición que asumimos los que nos dedicamos a esto de la comunicación, y es que somos pesimistas involuntarios por ser optimistas bien informados) pero, o aceptamos las cosas como están, lo que nos hundirá más o, mejor, es transformar ese pesimismo en creatividad forzada, si es que queremos salir de esta calamidad involuntaria

Ya son más de siete meses de estar esquivando la enfermedad al mismo tiempo que nos vamos acostumbrando a escuchar a nuestras insignes autoridades federales y de salud, vomitar cifras sin ningún pudor y mucho menos empatía asegurando que estamos dominando esta pandemia y que ya quisieran muchos países contar con los brillantes científicos que tenemos en México (claro que los que trabajan en el gobierno, no los privados)  y las estrategias efectivas que si no fuera por ellas ahorita tendríamos más del triple de muertos (aunque al parecer es lo que ya tenemos) como lo aseguró el etéreo e intrascendente titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer.  Cuando todos sabemos que México es considerado de los cuatro o cinco países en el mundo que peor se ha manejado en el combate contra el Covid, por más que de forma oficial se diga lo contrario.

Simplemente y como muestra de un botón habría que leer el reciente artículo del doctor Julio Frenk (ex Secretario de Salud y actual Rector de la Universidad de Miami), y de Octavio Gómez Dantés (Investigador del Centro de Investigación en Sistemas de Salud del Instituto Nacional de Salud Pública) https://www.nexos.com.mx/?p=50282 , quienes aseguran que el “programa” del gobierno para enfrentar la pandemia ha sido motivo de angustia y vergüenza, lo que no es algo para que el gobierno federal actual se pueda sentir orgulloso, más bien todo lo contrario.  De pena que este gobierno se haya convertido en el centro de las burlas por las continuas estupideces declaradas públicamente por AMLO y su protegido, el inepto de López Gatell, a nivel mundial.

Pero si dejamos el tema de salud por un momento, veremos que en los demás asuntos de la vida nacional siguen avanzando pero en su gravedad.

No se trata de retomar todas y cada una de las situaciones que preocupan por sus efectos económicos, porque son muchos, qué muchos… muchísimos (no acabaríamos). Podríamos enumerar varias de ellas, sin embargo lo que más preocupa es como se ha dividido el país, vemos más encono, la polarización es tácita: “sino estás conmigo estás contra mí”, la necedad, la terquedad , “de que o es así como digo yo o como lo había planeado (aunque las condiciones hayan cambiado), o es así de todas formas”.

De lo que se trata es de saber qué esta haciendo o qué va a hacer la sociedad, la clase política, la oposición que no se ha visto actuar unida, el empresariado, etc… ante el racimo de decisiones que están resultando erróneas, fallidas y que en la mayoría de los casos van en contra del sentido común, lo que generará costos estratosféricos, mientras el temor de invertir en México se ha acrecentado lo que se traduce en una desconfianza más que justificada pues las garantías jurídicas o de legalidad cada vez se desvanecen más por las “benditas” consultas patito que ya han tumbado proyectos como Texcoco, Constellation Brands en Mexicali y otras del estilo.  Ahora el turno es para las inversiones en energías limpias “que no van porque no van”.

Algo importante tendrá que pasar para que realmente las expectativas para el futuro (inmediato, mediano y lejano)  de México logre un voto de confianza no solo de nosotros -el grueso de la población-, sino para los que nos ven (o alucinan) en el extranjero.

Finalmente parece ser que los nuevos grupos de oposición, así como la alianza de gobernadores, que por cierto empezarán también como la propia iniciativa presidencial de hacer consultas a mano alzada o en redes-,  y las múltiples críticas de los comunicadores, intelectuales, empresarios y la de instituciones financieras internacionales, entre otros, comiencen a tener efectos en este gobierno y se decida a  modificar o de plano cambiar sus políticas y estrategias para mejorar la seguridad, la economía y en general recobre la confianza en su forma y estilo de gobernar. Lo que creo sigue en duda.

Al menos el deseo está ahí, tan intenso y apremiante como la propia realidad que nos está haciendo padecer esta “dichosa” y hechiza 4T, a pesar de que la desconfianza sigue creciendo.

 

 Cuídese

AF







LO MÁS RECIENTE






Ante diversas quejas donde la gente expresa que se ha limitado su acceso a algunas playas de Los Cabos, y la ley que impide que esto ocurra, el Titular de ZOFEMAT, Javier Ontiveros mencionó en entrevista para Los Cabos a la Carta que se han recibido varias quejas similar…Leer más


Comunicabos S.C, con domicilio en Márquez de León s/n casi esq. ampliación Zaragoza, Col. 5 de Febrero, San José del Cabo, BCS, México
utilizará sus datos personales recabados para el envío exclusivamente de nuestros boletines electrónicos. Para mayor información
acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad integral a través de Aviso de Privacidad.

Todos Los Derechos Reservados Comunicabos 2018 - Creación y Mantenimiento de Sitio Web por Acadep