Después de mí…el diluvio


 roberto


 Como es sabido, esta frase se atribuye al rey Luis XV de Francia, conocido por su egolatría y enfermedad de poder; en este caso, me atrevo a aplicarla al presidente López por lo que a continuación expongo.

 Este presidente gobierna prácticamente sólo para sus votantes, los demás no existimos o somos sus enemigos declarados, casi traidores y apátridas que queremos volver a lo mismo. Craso error, ya hemos señalado que habemos millones de mexicanos que, si bien no votamos por él, estamos en total desacuerdo con la forma tan sucia de operar de la llamada clase política mexicana, y que no nos vengan con que queremos recuperar privilegios... eso es demagogia pura para sus ingenuos seguidores. Por supuesto queremos un cambio, pero no para empeorar.

 La utilización del presupuesto público es una clara muestra de lo señalado: la planta productiva y el empleo no le importan; es más, se da el lujo de despreciar la inversión privada, nacionaly extranjera, sin las cuales se cancela toda posibilidad de desarrollo económico, empleo, bienestar, combate a la pobreza, así como la propia estabilidad política y social del país, pero esto poco le importa.

 Esto se recrudece en un país con un gobierno pobre en relación con las enormes demandas y carencias de buena parte de la población, en donde la inversión pública cubre apenas alrededor de un 3% de la inversión total. Para él esto no tiene la menor importancia.

 Así también el manejo del presupuesto deja en claro la poca importancia que atribuye a la salud, la educación, el arte y la cultura, la ciencia y la tecnología, así como para amplios sectores dela población entre los cuales destacan sin duda los niños con cáncer, los enfermos en generaly el apoyo a la mujer, aunque él se autoproclama como un gran "humanista" (dudo mucho que conozca el significado del término), y presume que su gobierno es el más feminista del mundo, son sólo otras más de sus abundantes y viles mentiras... para muestra, el patente menosprecio a las manifestaciones de las mujeres contra la violencia, contra los médicos y el personal de salud en general, la desaparición de guarderías infantiles, el desmantelamiento de los centros de apoyo a mujeres víctimas de violencia y, por si fuera poco, el recorte del 75% (más o menos 150 millones de pesos) al Instituto Mexicano de la Mujer.

 Otro tema que ilustra claramente esta dejadez o, para muchos, auténtico valemadrismo, es sin duda el manejo de la pandemia, qué ha sido una cadena de desaciertos, palos de ciego y no sólo falta de liderazgo, sino un pseudo liderazgo errático, mezquino, pleno de confusiones, mentiras y contradicciones, que ha costado cualquier cantidad de vidas.

 Así, en pleno pico de la pandemia intentan reabrir la economía (claro, no está dispuesto a retirar y reasignar un solo peso de sus proyectos consentidos); él se va de gira -con fines claramente electorales- y nos deja en manos del más que cuestionado L. Gatell  -que no actúa como un verdadero científico, sino como su auténtico gato político- para el manejo de la crisis sanitaria. ¿O usted ha visto al presidente visitar enfermos?

 Por otro lado, aunque parezca contradictorio en relación al título de este artículo, este presidente se esfuerza día con día por concentrar más poder y más recursos públicos, y usted podrá decirme que lo que quiere es perpetuarse en el cargo, y no puedo más que estar de acuerdo.

 Sin embargo, la frase después de mí, el diluvio, se refiere fundamentalmente al hecho de que López tiene en su mente dos grandes prioridades: el pre$upue$to para manejarlo a sus anchas, y ganar las elecciones.

 No importa que su por demás pretenciosa cuarta transformación deje al país hecho añicos, polarizado y en bancarrota. Eso no es relevante, sólo importa su sueño de grandeza para pasar a la historia emulando a Benito Juárez, Madero y Lázaro Cárdenas, cuando lamentablemente no le llega ni a los talones a ninguno de estos personajes, y el resultado de su gestión acabará siendo más parecido al de su tocayo López de Santa Anna.

 No debemos olvidar que las tres grandes transformaciones que inspiran los sueños megalómanos de López, la Independencia, la Reforma y la Revolución, se han llevado a cabo con un elevado costo para el país, y que este costo tiene que medirse también en sangre derramada por los mexicanos, y si esto llegara a suceder con su cuarta transformación, es cosa que a él le importa muy poco... Después de él.. el diluvio.

 

Roberto Jáuregui Zentella





LO MÁS RECIENTE


Los Cabos, BCS a 03 de marzo de 2021 / Redacción Cabovisión El Coordinador de la Defensa de la Cuarta Transformación en Baja California Sur, Víctor Castro Cosío, dijo en entrevista para Los Cabos a la Carta y Cabovisión Noticias que la…Leer más





Se efectúa en el marco conmemorativo del Día Internacional de la Mujer Participan alrededor de 40 empresas que estarán ofreciendo más de 280 puestos de trabajo formal Todo se encuentra listo para la realización de la primera FeriaNacional …Leer más


Comunicabos S.C, con domicilio en Márquez de León s/n casi esq. ampliación Zaragoza, Col. 5 de Febrero, San José del Cabo, BCS, México
utilizará sus datos personales recabados para el envío exclusivamente de nuestros boletines electrónicos. Para mayor información
acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad integral a través de Aviso de Privacidad.

Todos Los Derechos Reservados Comunicabos 2018 - Creación y Mantenimiento de Sitio Web por Acadep